Jonathan Moñiz Alcaide, en una fotografía de 2014
Jonathan Moñiz Alcaide, en una fotografía de 2014

Cae la banda del «Piojo», el conocido butronero que participó en un reportaje de televisión

La Guardia Civil atribuye a sus cuatro miembros 26 delitos, entre ellos un homicidio en grado de tentativa

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A Jonathan Moñiz Alcaide, alias «el Piojo», no le gusta que le llamen butronero (el que realiza boquetes en techos o paredes para cometer delitos). Él se cree que está en un escalafón superior. Es un experto en la conducción evasiva desde hace años, por lo que este vecino de Seseña (Toledo) ha llegado a participar en algún reportaje de televisión dada su destreza al volante, según la Guardia Civil.

Precisamente por ese manejo de los coches, ha sido siempre un delincuente muy cotizado en su mundo y es un viejo conocido de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Por ejemplo, la Guardia Civil ya lo detuvo en 2012 acusado de 50 robos y volvió a arrestarlo al año siguiente junto con otros once butroneros.

Consideraciones personales aparte, «el Piojo» (35 años) duerme ahora en prisión, ya que es uno de los cuatro delincuentes detenidos por la Guardia Civil en la operación Visanto, de la que informó este miércoles. Todos los arrestados están, provisionalmente, en la cárcel Ocaña I. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de esta localidad toledana les imputa la presunta comisión de 26 delitos; entre ellos, uno de homicidio en grado de tentativa, otro de atentado contra agentes de la autoridades, dos de lesiones y otros dos de robo con violencia e intimidación.

Pero la cosa no queda ahí. La Guardia Civil también les atribuye 11 delitos de robo con fuerza, uno de tenencia ilícita de armas, tres de daños, detención ilegal, dos delitos contra la seguridad del tráfico, uno de receptación de material robado y dos de falsificación de documentos.

Armas y joyas decomisadas a los detenidos
Armas y joyas decomisadas a los detenidos - Guardia Civil

Las pruebas juegan en contra del «Piojo» y su peligrosa banda, especializada en alunizajes y butrones. Los investigadores de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Toledo han recuperado joyas por un valor global de medio millón de euros, así como ocho vehículos sustraídos y otros efectos robados, que están valorados en un millón de euros. Además, a los detenidos se les encontró dos revólveres y munición, inhibidores de frecuencia, centralitas de clonación de llaves de vehículos, extractores de bombines, llaves maestras y dinero en efectivo.

La operación, en la que colaboró el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 de Valdemoro (Madrid), arrancó en octubre y las detenciones se realizaron en noviembre, como informó ABC en su momento, aunque sus nombres no trascendieron entonces. La Guardia Civil les esperaba en las inmediaciones de Ontígola (Toledo), donde vivía el cabecilla del grupo, Miguel Ángel, hermano del «Piojo». Miguel Ángel, Jonathan, Dionisio y José Luis acababan de atracar a unos joyeros de Córdoba cuando volvían con el género a su negocio.

Pero no fue fácil echarlos el guante. Uno se ocultó primero en la vivienda y se escondió luego en un agujero excavado en un descampado en la parte posterior de la casa, donde fue arrestado. Los otros tres, en cambio, huyeron en los dos automóviles que conducían y embistieron a dos vehículos de la Guardia Civil. Sin embargo, fueron detenidos finalmente después de un tiroteo con la Guardia Civil, en el que Jonathan resultó herido de bala en los pies. Al «Piojo» y su banda se les acabó así el crédito.