Fachada del Gran Hotel de Albacete
Fachada del Gran Hotel de Albacete - Pilar Alarcos

Declaran bienes de Interés Patrimonial el Gran Hotel y 3 casas de Albacete

La Consejería de Educación, Cultura y Deportes ha publicado este miércoles en el DOCM las resoluciones para declararlas con este categoría

AlbaceteActualizado:

La Consejería de Educación, Cultura y Deportes ha publicado este miércoles en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha las resoluciones por las que se declaran bienes de Interés Patrimonial el Gran Hotel de Albacete y las casas de Juan López, de Julia Gómez Alfaro y la Casa Cabot.

Así, Cultura declara Bien de Interés Patrimonial la Casa Juan López de Albacete, con la categoría de Construcción de Interés Patrimonial, obra cumbre de los arquitectos Julio Carrilero Prat y Manuel Muñoz Casayús, de la primera mitad del siglo XX, y vecina de la Casa Cabot, también objeto de protección en la manzana de Marqués de Molins.

Ambos son, según se detalla en las resoluciones, «edificios de prestigio, sujetos a una misma ordenanza y dotados de un eclecticismo solemne, de sólida tradición decimonónica, que no renuncia a cuantos recursos, clásicos o románticos, puedan contribuir a su mayor gloria y esplendor».

El Gran Hotel de Albacete también ha recibido la denominación de Bien de Interés Patrimonial, con la categoría de Construcción de Interés Patrimonial.

Obra del arquitecto Daniel Rubio Sánchez, en la segunda década del siglo XX, se abre a la plaza del Altozano y a la calle Marqués de Molins, y responde al «fuerte proceso de transformación económica de esos años, visible en las actuaciones de zonas urbanas enteras (Tesifonte Gallego, Plaza de Canalejas o Calle Mayor)», y donde se nota «la complicidad entre la arquitectura y una clase social emergente, deseosa de adquirir un fuerte nivel de representación edificada y abierta a ciertas experimentaciones formales y ensayos».

Presenta la fachada a tres calles verticales a las que corresponden las entradas, rematadas por cupulillas vidriadas con grandes linternas, una en el rincón de la plaza, otra en chaflán y otra en Marqués de Molins.

Por su parte, la Casa Julia Gómez Alfaro de Albacete también recibe la declaración de Bien de Interés Patrimonial, con la categoría de Construcción de Interés Patrimonial, fue diseñada en 1926 por Julio Carrilero, y guarda gran armonía con las edificaciones del entorno de Marqués de Molins.

En la resolución se destaca que es un edificio «de un clasicismo barroquizante, aunque menos recargado que la Casa Juan López, repite el mismo tipo de fachada en ambas calles, si bien en la de Concepción, más extensa, sitúa en el centro una portada almohadillada con barroco balcón superpuesto».

El edificio, restaurado recientemente, conserva su interés y forma con las vecinas Casa Juan López y la Casa Cabot un conjunto armónico y monumental.

La Casa Cabot (1922), obra de Miguel Ortiz e Iribas, ha sido asimismo declarada por Cultura Bien de Interés Patrimonial.

Fue un encargo del que fuera alcalde de la ciudad José Cabot Jubany y para su construcción el arquietecto aprovechó las dimensiones y forma del solar existente para idear un edificio «con fuertes tintes monumentales, potenciados por la gran fachada que se ofrece a la calle Marqués de Molins».