Edward Wathen Fyffe
Edward Wathen Fyffe - ABC

El imperio mundial de la fruta que nació en Canarias por una tuberculosis

Fyffes, la marca de frutas más antigua del mundo, surgió para vender plátanos canarios en el Reino Unido

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Hace 130 años, tras unas vacaciones por razones de salud, Edward Wathen Fyffe comenzó a exportar plátanos de Canarias al Reino Unido. Fue una idea que surgió en las islas. Era la primera vez que veía plátanos y consideró que el mercado británico sería goloso para esta fruta. Fyffes es el nombre del imperio mundial de la fruta.

En Gáldar, en Sardina del Norte, todavía de aquella época el «Muelle Fyffes» como homenaje a este emprendedor británico que canalizó las exportaciones agrarias de la isla. También en Tenerife existe el siniestro recuerdo de la prisión Fyffes que estuvo funcionado entre 1936 y 1950.

El tratamiento para la tuberculosis no era para Edward Wathen Fyffe sino para su esposa, Stanton Brown, con la que tuvo dos hijas. Él, era mero acompañante, ocupó su tiempo libre mientras su esposa se sometía a tratamientos visitando fincas del norte de Gran Canaria. Se quedó perplejo de una cosa: la calidad de la agricultura de las islas Canarias. Así surgió el imperio mundial de Fyffes. De hacer turismo en las islas.

Calidad

No era nuevo en el negocio agrario. La familia tenía intereses en la teína. Regresó al Reino Unido y convenció a su padre para dejar el comercio con infusiones. A su juicio, el futuro estaba en el plátano. Ahora es el primer proveedor de plátanos de Europa y el cuarto en Estados Unidos.

Unos años después, en 1896 la firma se asoció con Hudson Brothers para ditribuir en el Reino Unido. Fyffe, natural de Liverpool, abandonó la empresa que cotizaba bajo su nombre el año siguiente, 1897. Una noticia publicada en el «London Gazette» muestra que su participación en el negocio platanero terminó el 30 de junio de ese ejercicio. Dejó la dirección pero siguió pendiente de ella.

En el diario británico «Inverness Courier», el primer exportador de plátanos de Canarias decía el 17 de mayo de 1892: «La industria del plátano en el Reino Unido es de origen reciente. Una línea de vapores de Liverpool hace unos seis o siete años comenzó a llevar plátanos de Canarias en sus viajes de regreso desde la costa oeste de África».

Y agregaba: «Al principio como una especulación, pero ahora como una carga más rentable, la demanda de esta fruta rica y deliciosa ha aumentado a pasos agigantados y las importaciones se pueden contar por miles de toneladas, y estas islas Canarias se están transformando en jardines de mercado, y las millas de tierra ahora producen plátanos para nuestros mercados y mesas».