Matan de una paliza a un profesor en una verbena de Oviedo

Los tres detenidos se entregan a la Policía y dicen que fue la víctima quien les increpó

Actualizado:

David Carragal, profesor de 33 años de la localidad asturiana de Cudillero, perdió la vida el lunes después de luchar seis días contra la muerte. En la madrugada del pasado martes unos jóvenes le propinaran una brutal paliza durante una verbena en el barrio de La Florida, en la capital del Principado. Tres individuos de entre 18 y 23 años ya han sido detenidos por su relación con estos hechos. Todos se personaron voluntariamente en las dependencias policiales aconsejados por un despacho de abogados en el que se presentaron para pedir consejo. Son vecinos de Llanes y a partir de hoy pasarán a disposición judicial. La colaboración ciudadana, según destacan fuentes policiales, ha sido clave para el rápido desenlace de la investigación.

Los tres sospechosos se encuentran en dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Asturias a la espera de pasar a disposición judicial. El máximo de tiempo que pueden permanecer en los calabozos antes de ser llevados ante el juez es de 72 horas, y podría agotarse al estar la investigación aún abierta. La familia, que se ha movilizado para que el crimen no quede impune, celebró la noticia de las detenciones, aunque obviamente no hay consuelo posible para tanto dolor. «Ahora, que se haga justicia. No nos pueden devolver a David pero que paguen lo máximo posible», señalan desde el entorno del joven profesor.

Más peleas

Los agresores sostuvieron ante la Policía que fue la víctima quien les increpó y que uno de ellos hizo el gesto de darle una patada, pero que ni siquiera saben con seguridad si llegaron a darle. Afirman que no eran conscientes de su implicación porque esa noche hubo más peleas en las fiestas y no relacionaron la magnitud y detalles publicados en los medios de comunicación con lo que para ellos no fue más que un altercado.

El incidente, sostienen, no fue por tabaco, como apuntan algunas informaciones, ya que ellos son deportistas y no fuman. Explican que se encontraron en un semáforo con el profesor, que iba con dos chicas, y hubo cruces de miradas. Vieron cómo se tambaleaba pero no cómo caía en el suelo porque salieron corriendo. La versión de estos individuos no coincide con la de los testigos, que insisten en que hubo un ensañamiento brutal con la víctima.

Los hechos ocurrieron cerca de la rotonda de los Juegos Olímpicos, en La Florida, sobre las cinco de la madrugada del pasado martes, media hora después de que finalizase la abarrotada verbena de la orquesta gallega Panorama. Los atacantes, según los testigos, se acercaron primero a las dos acompañantes de David, que iban unos metros por delante de él, y les dijeron algo, aunque ellas les ignoraron para evitar problemas; después, le pidieron tabaco a él. No se lo ofreció porque no fumaba. Entonces, sin mediar palabra, le empezaron a golpear. Le dieron una primera patada que lo tiró al suelo, donde continuaron con su brutal paliza con una saña casi inconcebible: «Le golpearon sin más; y nos lo mataron», explican sus parientes cercanos, que destacaron el carácter «superpacífico» de la víctima.

Se cree que fue uno de los jóvenes ahora detenidos quien empezó la pelea y después se sumó el resto. Es probable que el consumo de sustancias como el alcohol tuviera influencia en la reacción violentísima de los implicados. Tras acabar la agresión los desconocidos huyeron antes de que los agentes de la Policía llegasen al lugar de los hechos, donde hallaron al profesor malherido acompañado de sus dos amigas, que trataban desesperadamente de socorrerle.

Traumatismos

David sufrió un fuerte traumatismo craneoencefálico debido a los golpes que recibió en la cabeza y distintas hemorragias internas. Los servicios sanitarios lo trasladaron de urgencia en ambulancia al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos. Lo entubaron y sedaron y durante los primeros días permaneció «estable» dentro de la gravedad, pero su situación empeoró durante el fin de semana. El domingo se encontraba «crítico» y finalmente falleció el lunes. La familia ha decidido donar sus órganos.

Quienes conocían a David dicen que era una «excelente persona». Muy deportista, estaba opositando a maestro, y de hecho se iba a examinar este próximo sábado. Había trabajado, además, como monitor de piscina, y tenía un nivel de inglés alto, por lo que próximamente iba a viajar a Estados Unidos para ser «monitor de un campamento». En agosto volvería a España y un mes más tarde tenía planeado irse a Londres para dar clase en un colegio. Ahora nada de eso será posible,

Los organizadores de las fiestas de La Florida mostraron ayer su «apoyo» a los familiares de David y han ofrecido su colaboración a la Policía.