El crecimiento económico se ha ralentizado en términos de creación de empleo en Aragón durante 2018
El crecimiento económico se ha ralentizado en términos de creación de empleo en Aragón durante 2018 - F. Simón
Empleo

La economía se enfría: Aragón creó 7.000 empleos menos en 2018 que en 2017

La tasa de creación de empleo también ha caído en esta región muy por debajo de la media nacional

ZaragozaActualizado:

La creación de empleo ha perdido fuelle en Aragón durante el último año, y de forma muy acusada. Así lo certifican las estadísticas oficiales de afiliados a la Seguridad Social que acaba de hacer públicas el Ministerio de Trabajo. En 2018, Aragón creó 12.921 empleos netos, prácticamente 7.000 menos que en 2017. En 2017 la ocupación aumentó en Aragón en 19.883 personas.

En el conjunto de España el empleo se incrementó un 3,06% en 2018, mientras que en Aragón lo hizo en un 2,33%. Es decir, la tasa de creación de empleo ha caído en esta región muy por debajo de la media nacional. Y la situación todavía es más severa en algunas provincias. Así, mientras que la ocupación aumentó un 2,39% en Zaragoza durante 2018, en la de Huesca lo hizo en solo un 1,74%. En la de Teruel aumentó un 2,25%, pero hay que tener en cuenta que esta provincia lleva años instalada en bajas cifras de empleo -diciembre acabó con 54.512 afiliados a la Seguridad Social en toda esta provincia-.

La creación de empleo se ha ralentizado de forma acusada en Aragón durante el último año, lo que denota un preocupante enfriamiento de la economía cuando la región todavía está lejos de recuperar las cifras de empleo que perdió con la crisis, hace ya más de diez años. Tras cuatro años de recuperación económica, Aragón todavía tiene 26.000 empleos menos que hace 11 años.

De los 12.921 empleos netos que se crearon en Aragón durante el último año, 9.733 se concentraron en la provincia de Zaragoza -y la gran parte de ellos en la capital-, mientras que la provincia de Huesca creó 1.627 puestos de trabajo, y 1.202 la de Teruel.

Aragón ha pasado a colocarse entre las regiones con una tasa de creación de empleo inferior a la media nacional, un dato que suma preocupación a la evolución del mercado laboral aragonés y al «músculo» de la economía regional para ser capaz de crecer y de crear empleo. Todo esto en un momento en el que los expertos advierten de una fase de ralentización económica que, para algunos, puede ser la antesala incluso de una nueva recesión a corto-medio plazo en las economías europeas.