Joan Tardà
Joan Tardà - REUTERS

ERC y PDECat amenazan a Moncloa con más desobediencia

Joan Tardà exigía este miércoles ante el Pleno del Congreso la negociación de un referéndum de autodeterminación

MadridActualizado:

Las advertencias que el presidente del Gobierno lanzó al independentismo no surtieron efecto alguno. Quizá por inconcretas, quizá porque llegar demasiado tarde o simplemente por ser inverosímiles a ojos de quienes hoy siguen siendo sus socios.

Las palabras de Sánchez provocaron una respuesta amenazante de ERC y de PDECat. Y tan solo dos horas después de que Sánchez advirtiera que no permitirá ninguna violación de la ley, el portavoz de ERC, Joan Tardà, exigía la negociación de un referéndum de autodeterminación. Un «no» a este plan, avisó en tono de chantaje, «va a abocar de nuevo a la desobediencia». Y volvió a vaticinar que Cataluña será la «tumba política» de Sánchez si continúa negándose a la consulta.

Desde el PDECat, Carles Campuzano, atacó al flanco más débil de Sánchez, la fragilidad de los socialistas en el Parlamento. Poniendo sobre la mesa su condición de socio necesario del Gobierno, el catalán aseguró que «no habrá estabilidad política, económica o social en España» mientras el Ejecutivo no aborde la cuestión de fondo de Cataluña. Por su parte, Pablo Iglesias, en un papel de moderador, le exigió a Sánchez responsabilidad en el debate. «Le están presionando para que incendie Cataluña», dijo Iglesias, que le exigió que no cediera ante «presiones».