Varias víctimas depositan ayer flores ante el olmo de la T2 del aeropuerto de Barajas en el homensaje a los fallecidos del accidente aéreo - Jaime García
Décimo aniversario de la tragedia de Spanair

Las víctimas piden que la Justicia arroje más luz sobre el accidente de Spanair

Según los afectados, la catástrofe no se produjo por «mala suerte», sino porque «nadie lo evitó»

MadridActualizado:

Diez años después del trágico accidente del avión de Spanair que costó la vida de 154 personas, las causas que lo propiciaron siguen cubiertas por un velo que las víctimas tratan de despejar. La catástrofe conmocionó a todo el país y, como cada año, algunos de los afectados en este fatídico siniestro aéreo se reunieron ayer para exigir respuestas y denunciar que «no confían» en que la comisión de investigación del Congreso de los Diputados señale responsables.

Una década después de la tragedia que se produjo en el aeropuerto de Barajas de Madrid, las asociaciones de afectados siguen buscando la manera de esclarecer el caso y de lograr justicia. Por ello, la presidenta de la Asociación de Afectados del vuelo JK5022, Pilar Vera, aseguró «no confiar» en que la comisión parlamentaria sirviese para «distribuir las responsabilidades» aunque sí considera que puede esclarecer algunos detalles y exigió a los líderes políticos de PP y PSOE que se comprometan públicamente con la investigación.

A pesar de sus reticencias acerca de los resultados que pueda ofrecer, para la presidenta de la asociación, la composición en el pasado mes de julio de la comisión del Congreso de los Diputados representa «un primer paso» para arrojar luz sobre el caso y llegar a conocer la «cadena de errores» por las que se produjo el siniestro. Debido a la sospecha de que se pudiese haber producido alguna negligencia entorno al accidente, Vera recalcó que el siniestro no se produjo por «mala suerte» sino porque «nadie evitó» que este sucediese. «El poder ejecutivo discrimina a las víctimas en función del partido político que gobierna», acusó Vera, espoleada por la falta de transparencia que, a su juicio, se observa en algunas de las comisiones oficiales de este tipo de accidentes.

Los actos conmemorativos se simultanearon en diversos puntos del territorio español pero fue el que tuvo lugar frente al olivo de los jardines de la T2 del aeropuerto de Barajas en el que la presidenta de la asociación de víctimas reclamó más mecanismos para tratar de hacerles llegar la verdad. Con esta finalidad, propuso la creación de un organismo de investigación y prevención de accidentes aéreos que actúe al margen del regulador aéreo para llegar hasta el final de las causas.

Priorizar la seguridad

Las cuatro grandes formaciones políticas españolas también se personaron en el acto conmemorativo que tuvo lugar ayer en la capital para mostrar su apoyo a los afectados de la catástrofe aérea. En nombre del Gobierno, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se comprometió a «invertir y trabajar incansablemente» por la seguridad en las infraestructuras de transporte y señaló como prioritario garantizar la seguridad.

Pablo Casado y José Luis Ábalos conversan ayer, tras el homenaje
Pablo Casado y José Luis Ábalos conversan ayer, tras el homenaje - Jaime García

Por otro lado, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, aseguró estar comprometido con la asociación de afectados del accidente para que «se puedan esclarecer las causas del siniestro» a través de la comisión parlamentaria y aplaudió su labor para prevenir este tipo de accidentes. Además, el líder popular alzó la voz para prometer que la formación de Génova apoyaría «cualquier medida» que persiga el objetivo de mejorar la seguridad aérea. Según Casado, mantuvo una conversación con el ministro de Fomento antes de que comenzase el homenaje en la que coincidieron en la necesidad de mejorar las instalaciones educativas y sanitarias.

El fatídico accidente se produjo el 20 de agosto de 2008. Un avión de la aerolínea Spanair despegaba desde el aeropuerto de Barajas con destino Gran Canaria. Era el vuelo JK5022 y, poco después de despegar, un supuesto fallo en el sistema provocó que se precipitase y se estrellase. El resultado fue devastador: 154 personas resultaron fallecidas y 18 heridas. Una de las mayores tragedias aéreas de la historia de España.

Desde este día se originó un movimiento entre los afectados por la catástrofe para lograr respuestas y detectar a los responsables de este accidente. Con este objetivo en mente surge la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, que, tras la quiebra de Spanair en 2012 y el cierre de la causa judicial que investigaba el caso hace seis años, prosigue en su lucha para lograr el reconocimiento de los derechos de afectados de accidentes aéreos.