El Valle de los Caídos y su abadía benedictina - Reuters

El Tribunal Supremo, partidario de frenar la exhumación de Franco hasta resolver los recursos

Se pretende evitar el trasiego de los restos del dictador mientras no decida en firme

MadridActualizado:

Cinco magistrados de la Sala Tercera del Tribunal Supremo -la de lo Contencioso-administrativo- tienen previsto reunirse mañana para abordar la paralización cautelar de la exhumación de Francisco Franco que ha solicitado la familia del dictador. El próximo lunes es la fecha escogida por el Gobierno para proceder al traslado de los restos desde la basílica de Cuelgamuros hasta el cementerio de Mingorrubio-El Pardo.

Pese a que la sección cuarta no ha deliberado formalmente el recurso, fuentes de la Sala se muestran convencidas de que la exhumación se paralizará hasta que se resuelva sobre el fondo de los recursos que están sobre la mesa contra la decisión del Ejecutivo de sacar los restos del dictador: además del de la familia, los de la Fundación Francisco Franco, la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos y la comunidad benedictina que lo gestiona.

Las fuentes citadas consideran que seguir adelante con los planes del Gobierno en este momento -en el que no se ha entrado en el fondo de los recursos- implicaría un trasiego innecesario con los restos del dictador si finalmente la Sala diera razón a los recurrentes y entendiera que no deben moverse del Valle de los Caídos. A esta circunstancia se suma el hecho de que después de casi medio siglo enterrado en el Valle de los Caídos no parece que el traslado sea una cuestión urgente que no pueda esperar unos meses.

Precisamente esta es una de las razones que el abogado de la familia Franco, Luis Felipe Utrera-Molina, esgrime, como explicó ABC, en su último escrito presentado ante el Alto Tribunal. Se trata de la demanda del recurso con la que la familia Franco insiste en la improcedencia constitucional de acometer el plan del Ejecutivo para mover los restos del dictador. La demanda, en la que el abogado defiende que el decreto-ley confeccionado por el Gobierno para abordar este caso es inconstitucional, persigue que los magistrados deriven el caso al Tribunal Constitucional, un hecho que dilataría los plazos antes de que hubiera una decisión en firme.

La familia Franco siempre ha confiado en que el Supremo adoptara medidas cautelares que paralizaran la exhumación, especialmente desde que el Gobierno, en plena época preelectoral, se decidió a fijar una fecha concreta para el traslado de los restos. Todo ello pese a que en ningún momento se atisbó un acuerdo amistoso con los nietos del dictador.

«Está todo listo»

El día escogido por el Consejo de Ministros fue el 10 de junio, es decir, el lunes que viene. Como advirtió la ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, el pasado viernes tras la reunión del gabinete liderado por Pedro Sánchez, en La Moncloa lo tienen «todo listo» para proceder a sacar los restos de Franco de Cuelgamuros en el caso de que los magistrados finalmente dieran luz verde.

El Ejecutivo considera, al contrario que los Franco, que el procedimiento guarda «todas las garantías», sin embargo las prisas con las que se afrontó este asunto en un primer momento han desaparecido. Después de la victoria del PSOE en las elecciones generales del 26-M, la posición de poder de los socialistas es mucho más consistente y las urgencias de la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, o de la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, han dejado paso a otro escenario.

«Si el Supremo decide establecer medidas cautelares, entra dentro de la normalidad: son medidas cautelares y el Tribunal puede hacerlo», aseguró Celaá tras el último Consejo de Ministros, para acto seguido confirmar que el Ejecutivo «respetará» las medidas cautelares que decida imponer el Alto Tribunal. Eso sí, el deseo socialista de que Franco salga del Valle de los Caídos con Pedro Sánchez en la Presidencia continúa intacto: «Eso no significa que con las medidas cautelares -el Tribunal Supremo- entre a decidir sobre el fondo del asunto, eso vendrá después», insistió la ministra portavoz.