La tesis de Pedro Sánchez, «Innovaciones de la diplomacia económica española»
La tesis de Pedro Sánchez, «Innovaciones de la diplomacia económica española» - ABC

Todo este trabajo tendrá la comisión de investigación de la tesis de Pedro Sánchez

Los senadores del PP, Ciudadanos y Foro investigarán una retahíla de irregularidades y faltas de integridad académica (el resto de grupos pretende boicotear la comisión)

MadridActualizado:

La comisión de investigación sobre la tesis de Pedro Sánchez en el Senado tendrá bastante trabajo. Tanto como las muchas irregularidades y faltas de integridad académica que se cometieron.

Plagios a otros autores

Sánchez plagió párrafos enteros de artículos del otros autores. Intentó enmascararlo citando alguna vez, para, a continuación, atribuirse frases lietrales de esos autores somo si fueran suyas, sin entrecomillar ni citar. Todas las normativas universitarias lo prohíben.

Plagió hasta las notas a pie de página

Sánchez fusiló hasta las notas a pie de página, donde bautizó al sociólogo Mark Granovetter como «Voir Granovetter». «Voir» es «ver» en francés, la prueba de que plagió una nota de un artículo en esa lengua en la que el autor instaba a «ver» la obra de Granovetter.

Graves errores en citas y bibliografía

Una tesis debe tener un sistema de citas y bibliografía impoluto, todo lo contrario a lo que hizo Sánchez: cambia los nombres de los autores, no cita los títulos o los inventa, no referencia las páginas de las que obtiene los entrecomillados, confunde los años de publicación...

Autoplagios con un miembro del tribunal

El actual presidente incluyó en su tesis sin cita alguna dos artículos que había publicado previamente con Juan Padilla, actual director general de la UCJC. No solo cometió autoplagio, sino que Padilla fue miembro del tribunal, por lo que se calificó su propio trabajo.

Informes oficiales copiados y pegados

Pedro Sánchez copió y pegó sin pudor alguno multitud de informes oficiales, muchos de ellos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que dirigía su padrino político, Miguel Sebastián. Su tesis es, básicamente, un copia-pega de normativas e informes.

Un tribunal que no debió pasar el corte

Ninguno de los cinco miembros del tribunal que dieron el cum laude a Sánchez tenía experiencia ni publicación alguna sobre diplomacia económica. Además, dos compartían directora de tesis con él y otro se había doctorado solo dos meses antes.

Trato de favor de la universidad

La Universidad Camilo José Cela «regaló» el doctorado a Sánchez, que había sido contratado como profesor por el entonces rector, el socialista Rafael Cortés Elvira. Bajo su mandato elaboró la cotrovertida tesis, leída en noviembre de 2012.

Manipulación de los programas antiplagio

Cuando ABC destapó el caso, Presidencia usó los programas antiplagio para decir que la tesis era correcta, pero los responsables del software evidenciaron que Moncloa, que carecía de licencia de uso, manipuló el buscador para lograr un dato de coincidencias menor.