Recibimiento de los etarras Ignacio Otaño (d) e Iñaki Igerategi (i), hoy en la localidad de Andoain, recién salido de la cárcel tras cumplir condena por su colaboración en el asesinato de Joseba Pagazaurtundua (Guipúzcoa)
Recibimiento de los etarras Ignacio Otaño (d) e Iñaki Igerategi (i), hoy en la localidad de Andoain, recién salido de la cárcel tras cumplir condena por su colaboración en el asesinato de Joseba Pagazaurtundua (Guipúzcoa) - EFE

ETA apuesta por su «fin de ciclo y función» incorporándose al movimiento abertzale

No muestra señal de arrepentimiento y renuncia a convertirse en organización civil

PamplonaActualizado:

La banda terrorista ETA podría anunciar su disolución bajo la fórmula «cerrar el tiempo del conflicto armado y las situaciones relacionadas», según avanza el diario Gara en su edición de hoy. Para los terroristas, «el final del ciclo resulta cada vez más evidente y, a consecuencia de las decisiones tomadas, ya se ha producido en gran parte. El final de la estrategia político-militar marcó el comienzo del final del ciclo de la Organización», apunta en relación a la decisión de renunciar a la actividad armada anunciada el 20 de octubre de 2011.

El periódico abertzale adelanta algunos extractos del documento redactado por la dirección de la organización terrorista para el debate entre los militantes, la mayoría de los cuales se encuentran en prisión. Según este medio, la participación está siendo está siendo alta y el debate y votación se encuentra «en la recta final». El resultado se anunciará de forma pública antes del próximo verano.

Por supuesto, en los extractos adelantados por Gara no se ve ni un resquicio de arrepentimiento ni de petición de perdón. Y tampoco se rechaza el camino de sangre marcado hasta el momento. Dan este paso porque consideran que «existen condiciones objetivas suficientes para llevar al final el proceso de liberación nacional que ha sido objetivo de ETA en su historia».

Por ello, los terroristas renuncian también a convertirse en una organización civil «al objeto de mantener algún tipo de autoridad moral» ya que «las amplias mayorías a conseguir, si son ciertamente amplias, no lo entenderían».

No obstante, consideran que «el camino no ha llegado hasta el final», pero lo que queda por recorrer «se debe realizar de otra forma». De ahí que pretendan diluirse en actividades políticas. «Resulta muy importante que toda la fuerza militante creada bajo la influencia de ETA y a su alrededor aporte –siga haciéndolo– en la Izquierda Abertzale, en el proceso independentista, en el movimiento popular... No es el momento de irse a casa. Por el contrario, la presente fase política necesitará la fuerza e impulso de todos y todas, como nunca», concluye el documento publicado en Gara.

Disidentes

Aunque no se emplee la palabra «disolución», la propia banda terrorista asegura que si se aprueba la resolución, «no será un agente que interpela y es interpelado» y tan sólo quedarían algunos flecos como «impedir utilizaciones malintencionadas de las siglas de ETA». Los terroristas se refieren de esta manera a posibles disidencias. De hecho, ya es público que tanto la organización terrorista como Sortu han vivido en los últimos años una escisión con el Movimiento por la Amnistia y contra la Represión, Amnistia Ta Askatasuna (ATA), al que se han incorporado algunos etarras presos como Jon Kepa Preciado, Patxi Ruiz o Daniel Pastor, que han sido expulsados de ETA tras criticar la renuncia al empleo de las armas.

Tampoco hay que olvidar que en la falsa escenificación de la entrega de las geolocalizaciones de los zulos con armamento de ETA que tuvo lugar el pasado 8 de abril en la localidad francesa de Bayona se perdieron cuatro depósitos. Una de las líneas de investigación ve la posibilidad de que parte de ese armamento podría haber caído en manos de los disidentes.