El presidente del Parlament, Roger Torrent, con el presidente del círculo de directivos de habla alemana, Albert Peters - EFE

Directivos alemanes sobre Cataluña«Si me tocan las narices violando la Constitución, nos vamos»

Empresarios alemanes arremeten contra Torrent: «Voto para que ustedes vayan a prisión»

BarcelonaActualizado:

Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), Mobile World Congress (MWC)... y ahora el Círculo de Directivos de Habla Alemana. La bronca política generada por la reivindicación independentista en Cataluña ha saltado a los eventos institucionales, y allí donde existe la posibilidad de criticar una decisión adoptada o una posición política se crea tensión.

Roger Torrent (ERC), presidente del Parlamento de Cataluña, volvió a ser el protagonista, ayer, al recibir reproches y acusaciones por las consecuencias que el «proceso independentista» está teniendo sobre la economía, durante un almuerzo-coloquio celebrado en el Círculo Ecuestre de Barcelona y organizado por la citada asociación privada de empresarios.

Tras la intervención inicial de Torrent, en el turno posterior de preguntas y exposiciones, varios de los asistentes mostraron su enfado contra el presidente del Parlamento, llegando uno de ellos a defender que todos los políticos secesionistas que han liderado el referéndum ilegal del 1-O y la declaración de independencia del 27-O deberían estar en la cárcel: «Nos han llevado a la Edad Media. Están actuando contra la ley. Yo voto para que todos ustedes vayan a prisión». Y añadió que los independentistas llevan «30 años mintiendo» con las bondades inexistentes que tendría Cataluña en caso de convertirse en un país al margen del conjunto de España. El comentario del interviniente recolectó aplausos de los asistentes, aunque también algún silbido.

En este clima de tensión, una empresaria reprochó a Torrent que, siendo el representante de todos los catalanes, lleve el lazo amarillo en la solapa de su traje, pues este es el símbolo de solidaridad con los presos que están siendo investigados por varios delitos muy graves, como el de rebelión y sedición. «Le pediría que se abstuviera de llevar este lazo. A muchos de nosotros nos ofende y mucho. Pedir que las instituciones no lleven este lazo es una decisión democrática», indicó la empresaria, también socia de la entidad convocante.

En campo contrario

Minutos antes, Albert Peters, presidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana, advirtió en público a Torrent de que se encontraba en campo contrario, a lo que este respondió que le motivaba escuchar opiniones discrepantes con la suya.

En esta línea, Torrent hizo una referencia a lo sucedido hace unos días en el ICAB, cuando varios representantes de la Justicia y la Fiscalía de Cataluña se fueron de la sala mientras el presidente del Parlamento catalán criticaba con dureza que se aplicara la ley en relación al «proceso secesionista» y que esto suponga que haya cuatro personas en prisión preventiva.

«Dialogar es fundamental en política, como yo hoy (por ayer) he escuchado y no me he levantado y no he salido de la sala», añadió Torrent. Solo uno de los empresarios alemanes apoyó las tesis independentistas durante el turno de preguntas.

«Inversiones en Cataluña»

Por otro lado, uno de los motivos del encuentro de Torrent con los empresarios alemanes era que estos pudieran mostrar al dirigente político la preocupación del sector respecto a la paralización de la economía catalana.

Así, Peters alertó de que hay inversiones empresariales en Cataluña que están paralizadas por la inestabilidad política creada por los pasos unilaterales del secesionismo: «La inseguridad no nos permite tomar decisiones a favor de inversiones en Cataluña o en España».

El presidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana pidió a los próximos inquilinos del Palacio de la Generalitat que «vuelvan a la legalidad» mediante el respeto al Estatuto de Autonomía y la Constitución para volver «a una base estable» que permita tranquilizar a los inversores.

Para Peters, no hay duda de que «Cataluña vale la pena» y está seguro de que es posible «reconstruir la confianza» en esta comunidad, que pasa, en su opinión, por un diálogo franco entre gobiernos, negociar y pactar, finalmente. Aunque, eso sí, advirtió de que «si nos tocan las narices y si se viola la Constitución, nos vamos», y si el Gobierno no invierte en Cataluña lo anunciado, señaló, «también nos vamos», en referencia al empresariado alemán. Finalmente, Peters echó en falta que el Rey se muestre más «conciliador» con los partidos secesionistas, que representan a dos millones de personas.

1.300 empresas

La preocupación de los empresarios alemanes mostrada ayer alrededor de la asociación privada -que no tiene vínculos con la Cámara de Comercio Alemana para España- tiene fundamento, ya que el Bundesbank calcula que hay 1.300 empresas alemanas en Cataluña, siendo algunas de las más importantes Seat, Bayer, Basf, Siemens, Volkswagen, Bertelsmann, Bosch, T-Systems o Lidl.

En 2013 las empresas alemanas en Cataluña destinaron 900 millones de euros, informa Rosalía Sánchez, la mayor parte al sector farmacéutico. En 2014 le siguieron 200 millones más y en 2015 más de 500 millones de euros.

Además, 2.700 empresas catalanas exportan a Alemania y esa vía comercial se vería perjudicada por una secesión, puesto que Cataluña quedaría fuera del mercado único y los productos importados serían más caros.