Imagen de Puigdemont proyectada en las pantallas de la radiotelevisión catalana
Imagen de Puigdemont proyectada en las pantallas de la radiotelevisión catalana
Independentismo

Puigdemont gastó 47 millones de euros en publicidad oficial mientras preparaba la secesión

Multiplicó los contratos en los meses previos al golpe independentista

Actualizado:

Carles Puigdemont fulminó 47 millones de euros en publicidad oficial en menos de dos años, el tiempo que estuvo al frente de la Generalitat. Fue investido presidente autonómico en enero de 2016 y fue apartado en los últimos días de octubre de 2017, al consumar su golpe independentista y forzar la intervención de la Generalitat por parte del Estado. En ese tiempo, fue especialmente activo en dedicar dinero público para alimentar con dinero público a los medios de comunicación mientras atizaba el independentismo.

La corresponsal del diario «Le Monde» en España ha destapado la torticera utilización que la Generalitat hacía de la «publicidad institucional». Sandrine Morel ha revelado que desde el partido de Puigdemontintentaron comprar a la influyente cabecera gala: le ofrecieron dinero en forma de publicidad oficial a cambio de que ese periódico francés hablara bien del independentismo catalán.

Hace años que el nacionalismo catalán viene siendo criticado por el uso de fondos públicos para premiar a medios de comunicación afines y, por extensión, para extender el control informativo y ponerlo al servicio de la causa soberanista. Ahora, la revelación hecha por la periodista gala Sandrine Morel confirma los usos y costumbres que puso en práctica el independentismo, justo cuando Puigdemont encaraba su golpe independentista. Lo hizo, además, con profusión de dinero público de la Generalitat, mientras ésta era auxiliada financieramente por el Estado.

Antes de ser destituido, a Puigdemont le había dado tiempo de adjudicar contratos publicitarios por un importe total de 46,69 millones de euros en apenas 20 meses, desde que se hizo con las riendas de la Generalitat hasta que activo el golpe independentista a mediados de septiembre de 2017.

Esos 46,69 millones de euros constaron en decenas de contratos publicitarios que quedaron registrados en las bases de datos de la Generalitat. Y destaca el fuerte aumento del gasto que se produjo, en este apartado, justo en los meses previos al golpe. Así, durante todo el año 2016 la Generalitat adjudicó contratos de «publicidad institucional» por un importe total de 18,29 millones de euros. Sin embargo, entre enero y septiembre de 2017 la cifra se disparó hasta los 28,4 millones de euros.

Como ya destapó en su momento ABC, entre enero y septiembre de 2017 Puigdemont incrementó un 77% los fondos dedicados a «publicidad institucional» respecto a los mismos meses de 2016. El Gobierno independentista se esmeró en que esos contratos acabaran alcanzando a todo el panorama de la comunicación, incluso publicaciones vinculadas a sindicatos y asociaciones. Y todo eso mientras nutría generosamente el hólding radiotelevisivo de la Generalitat, la TV3 y su radio autonómica. En cinco años, el Gobierno catalán dedicó a la radiotelevisión autonómica más de mil millones de euros.