El presunto descuartizador tenía un tatuaje con el nombre de su novia en el brazo y aseguraba en una fiesta que había fallecido

Los agentes creen que la chica pudo morir en septiembre de 2017 y que durante este tiempo Manuel...

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los agentes creen que la chica pudo morir en septiembre de 2017 y que durante este tiempo Manuel Moreno convivió con su cadáver. Un compañero de piso ha declarado que escuchó en esas fechas una fuerte discusión de la pareja y es entonces cuando la pista de Daria se desvanece. Trabajaba de camarera en un bar de Alcalá de Henares y nunca más volvió.A sus allegados Manuel confesó que lo habían dejado y que ella se había ido a vivir a Madrid, pero hace tan solo tres meses en una fiesta el presunto asesino lucía un tatuaje y revelaba a unas chicas con las que hablaba desenfadado "que su novia se llamaba Daria, que era rusa y que había muerto". La autopsia al cuerpo de la joven de 22 años ha sido compleja debido a la congelación. Los forenses han tenido que esperar a que el cadáver estuviera completamente descongelado. Los resultados son fundamentales para saber la fecha exacta de su muerte y cómo se produjo.