Pablo Echenique y Noelia Vera
Pablo Echenique y Noelia Vera - EP

Podemos vuelve a perderse en el laberinto catalán

El secretario de Organización, Pablo Echenique, evita valorar la renuncia del senador catalán que criticó la deriva independentista de su candidatura

MadridActualizado:

Podemos ha vuelto este lunes a defender su apuesta por un referéndum pactado en Cataluña como llave para solucionar el conflicto soberanista. En 2017 el partido ya propuso esta vía para intentar evitar el artículo 155 de la Constitución y la declaración unilateral de independecia, pero la negativa del PSOE les obligó a desechar la opción. Ahora, a un mes de las elecciones generales, mantienen un discurso ambiguo con el independentismo con el fín de captar votos en ambas franjas de un escenario muy polarizado con la crisis territorial. Un peligroso y contraproducente arma de doble filo que les ha costado más de un disgusto.

«Mantenemos la misma posición que manteníamos hace cuatro años y desde que nacimos: defendemos que el pueblo catalán tiene derecho a decidir», ha expresado la coportavoz de Podemos, Noelia Vera, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación, respecto a la posibilidad de realizar la consulta, quien además ha considerado que el diálogo es la única forma de desescalar la creciente tensión independentista.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha esforzado siempre en transmitir un discurso que situase a su formación en el centro del conflicto: ni con los partidos nacionalistas catalanes ni con los partidos constitucionalistas. Los bandazos en su narrativa, sin embargo, han lastrado su plan de transversalidad. Por ejemplo, la tibieza con la que la formación encaró antes y después el referéndum ilegal del 1 de octubre, los gestos que han tenido con la Generalitat de Quim Torra o el rechazo del partido al juicio del «procés» que se está realizando estas semanas en el Tribunal Supremo. El secretario de Organización, Pablo Echenique, ha dejado clara la postura de los morados en diferentes citas restando importancia a la consulta ilegal: «Los problemas políticos no se solucionan con juicios».

Estos coqueteos con el seccesionismo se han vuelto en contra del partido hasta desatar crisis a nivel interno. Ayer volvió a ocurrir después de que el senador de Unidos Podemos Óscar Guardingo anunciase su disposición a renunciar a la candidatura al Congreso de En Comú Podem al no compartir su cariz independentista. En un comunicado publicado en su perfil Twitter, Guardingo ha expresado que aunque el cabeza de lista Jaume Asens «es un hombre íntegro y coherente» no comparte su «posición independentista» y la deriva soberanista de En Comú Podem.

Orgullosos de la lista al Congreso

Echenique ha esquivado hacer valoraciones respecto a la dimisión del candidato, aunque ha defendido sentirse «orgulloso» de la candidatura que han elaborado. «En un territorio en el que se ha revalidado el acuerdo histórico de 2016 no cabe autocrítica, si hubiese ido mal el acuerdo la deberíamos de hacer pero Cataluña no es el caso», ha dicho el número tres del partido al ser preguntado por la situación. «Creo que hay que preguntarle a él (a Guardingo), pero nosotros respetamos su decisión, no vamos a hacer una valoración», ha continuado. Echenique, eso sí, ha revelado que el exsenador no estaba en los primeros diez puestos de la lista.

Los coportavoces de Podemos han manifestado que la candidatura de Unidas Podemos y En Comú Podem en Cataluña es «la única garantía de que España siga teniendo un proyecto común con Cataluña incluída». En este sentido, Echenique ha dibujado a Podemos como la única formación con «altura de miras» capaz de dialogar con ambas partes. «Por un lado está independetismo y por otro una estrategia reaccionaria de agresión al pueblo catalán por parte de los tres partidos de Aznar (PP, Cs y Vox) que poco menos plantean un 155 eterno, que tiene más componentes de venganza que de políticas de Estado. Creemos que esa es otra manera de expulsar a Cataluña de España», ha espetado.