El secretario general adjunto de la ONU durante su conferencia en el Forum Europa en Madrid
El secretario general adjunto de la ONU durante su conferencia en el Forum Europa en Madrid - EFE

El número dos de la ONU, sobre el 'Aquarius': «No podemos dictar las políticas de ningún Gobierno»

Mark Lowcock, secretario general adjunto de las Naciones Unidas, aplaude el gesto de España de acoger a los 629 inmigrantes pero recuerda que lo importante es solucionar el problema de origen

MadridActualizado:

El secretario general adjunto de Naciones Unidas, el inglés Mark Lowcock, aterrizó en España esta semana para una conferencia en el Forum Europeo que acogió hoy el Hotel Westin Palace. Durante el evento, Lowcock recordó que existen 130 millones de personas en el mundo que necesitan ayuda urgente. De estas, 629 están en el barco 'Aquarius' camino de España.

«Aplaudo el gesto de solidaridad del Gobierno de España, pero también debemos llegar a la raíz del problema y trabajar desde ahí», ha manifestado Lowcock durante un encuentro con la prensa. Él también es el director de la agencia de Asuntos Humanitarios (OCHA), una oficina de la ONU que se encarga de coordinar internacionalmente las respuestas de emergencia ante crisis humanitarias.

El 'Aquarius' llegará al puerto de Valencia el domingo a mediodía junto a otros dos barcos de apoyo después de que el Gobierno de Italia y, en concreto, su ministro de Interior Matteo Salvini se negasen a dejarles atracar en sus puertos. Una acción que ha sido duramente criticada por otros líderes europeos como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien aseguró que el derecho marítimo internacional obliga a que en caso de emergencia el país más proximo es responsable de la acogida.

Según ha explicado el director de OCHA, es una responsabilidad de los países europeos colaborar y llegar a un reparto equitativo de la presión migratoria, sin embargo, «la ONU no puede dictar las leyes ni las políticas de ningún Gobierno, solo alentarles a que cumplan con sus obligaciones». A la pregunta de ABC sobre qué ocurriría si Italia reitera en la negativa Lowcock únicamente ha respondido que «esas cuestiones deben hacérselas a los italianos».

Imágenes del barco 'Aquarius' con los inmigrantes a bordo
Imágenes del barco 'Aquarius' con los inmigrantes a bordo - EP

Eso sí, ha dejado claro que en el mediterráneo debe prevalecer «la humanidad» porque «la gente del 'Aquarius' no se desplaza porque no les guste su casa, sino porque están aterrorizados por una situación de conflicto o por la extrema pobreza». El número dos de la ONU ha recordado que existen dos soluciones para lograr unos niveles gestionales de inmigrantes. La primera es prevenir y lidiar el conflicto de origen y la segunda es ayudar a que los países puedan desarrollarse.

En este sentido, Lowcock ha insistido en la necesidad de un mayor compromiso económico internacional para el desarrollo de los países de origen de los inmigrantes como los del 'Aquarius'. Una petición realizada a falta de 15 días para que España pase a integrar de nuevo el grupo de donantes de la OCHA y que presidirá de 2019 a 2020.

Una futura crisis migratoria

La ruta del mediterráneo central (Libia-Italia) para alcanzar Europa es la más peligrosa. Sin embargo, también es la más transitada desde que en 2016 se cerró la de los Balcanes gracias al pacto de la Unión Europea y Turquía.

Tras la caída de Gadafi Libia se ha convertido en un país sumido en el caos: es el lugar de paso para llegar a Europa y un estado fallido en el que prima la violencia. De hecho, la mayoría de refugiados que han pasado por la zona denuncian agresiones, violaciones, torturas y extorsiones por parte de los delincuentes y las mafias que trafican con personas. En este contexto, se está perfilando la posibilidad de cerrar también esta entrada.

«No sé exactamente cuáles serán las nuevas rutas, pero como organización nos tendremos que enfrentar al problema cuando surja», ha manifestado Lowcock. «En Libia estamos ayudando a las autoridades a gestionar sus carencias para poder disminuir la presión sobre Europa», ha añadido.

Sin la ruta del mediterráneo central el nuevo rumbo de aquellos que quieran alcanzar la UE sería la zona de paso de occidente, es decir, de Marruecos a España. Por esta razón, el secretario general adjunto de la ONU recordó la importancia de que los marroquíes apoyen el Pacto Mundial sobre la Inmigración en la conferencia de finales de este año.