Vídeo: Lo que desvela la autopsia

Los mensajes de Paz Fernández al detenido: «He quedado con un tío que me dijo que me conocía. Pero yo a él, no»

Javier Ledo fue visto con la víctima en un bar del municipio horas antes de su desaparición. Ahora, ha sido detenido como principal sospechoso

Actualizado:

Paz Fernández Borrego, de 43 años, desapareció el 13 de febrero en la localidad asturiana de Navia. Desde entonces la Guardia Civil no había dejado de buscarla. Los investigadores, igual que su hermana, estaban convencidos de que no se había marchado por su voluntad. Su coche aparcado en una zona alejada y su perra abandonada por las calles eran el peor presagio. El martes, un piragüista de Luarca encontró su cadáver en el pantano de Arbón, a unos doce kilómetros. El cuerpo fue recuperado horas después por el grupo de actividades subacuáticas.

Una de las últimas personas que la vio con vida fue Javier Ledo, de 42 años, que ha sido detenido este viernes como sospechoso. En las notas de audio que la víctima mandó a Ledo, Paz Fernández le decía con tono de preocupación: «Javi, he quedado con un tío (en Navia), me dijo que me conocía y yo no lo conocía de nada». «Se fue, vaya chungo, y tiré 100 euros a la máquina (tragaperras). Me he quedado sin la pasta para la autocaravana, me faltan 100 euros. Vaya mal rollo», tal como informa «El Comercio».

La víctima envió este mensaje al hombre—al que conocía desde 2012— el día 13 de febrero a las 21.28 horas. Preocupaba tras haber perdido el dinero en las máquinas tragaperras —tal como explica a Ledo en el primer mensaje—, a las 21.42 le envió otro: «Vaya la que hice, joder, vaya la que monté, vaya la que hice». Sin embargo, este audio se vio interrumpido por una llamada que Paz Fernández recibió en el otro móvil que tenía.

A las diez de la noche, el detenido intentó ponerse en contacto con ella y la invitó a cenar a su casa. «Le dije que viniese a cenar, que lo de menos era el dinero, que yo le daba los 100 euros», relata Ledo. Pero no hay constancia de que la víctima contestara a esa invitación y el hombre sostiene que no acudió a la cena. «Tíreme encima la cama a ver si venía, pero me quedé dormido. Igual tocó la puerta, pero con la medicación que estaba tomando para el infarto, para dormir, para lo de la pierna.... no me enteré», explicó, refiriéndose a la escayola que llevaba en la pierna por una contusión.

Paz Fernández había llegado a Navia el 13 de febrero, y acudió a la pensión en la que había reservado una habitación. Sobre las cuatro de la tarde quedó con Ledo y fueron a un bar de la localidad, donde se les vio juntos por última vez. «Luego yo me fui a preparar la cena y sobre las nueve la llamé y no me contestó», explicó el ahora detenido.

[Siga leyendo en «El Comercio»]