Ana Julia, autora confesa del asesinato del niño Gabriel
Ana Julia, autora confesa del asesinato del niño Gabriel - EFE

Juicio a Ana Julia«Fue una investigación muy dura porque buscábamos a un niño vivo»

El jefe de Homicidios de la UCO insiste en que barajaron hasta el final que se pidiera un rescate por Gabriel

Ana Julia Quezada culpable de asesinato con alevosía según el jurado popular

AlmeríaActualizado:

El comandante Montero, exjefe de Sección de Homicidios, Extorsiones y Secuestros de la UCO, ha recalcado a la Sala que juzga el caso Gabriel que fue «una investigación muy dura porque buscábamos a un niño vivo». El oficial, tras explicar que ellos llevan casos especialmente complejos, ha detallado que en pocas investigaciones se utilizaron «tantos recursos, los mejores especialistas de todas las tipologías» y que llegaron a dejar de lado otros casos durante esas once intensas jornadas.

[ Sigue en directo el juicio contra Ana Julia Quezada]

La razón es que se buscaba a Gabriel vivo y que casi hasta el final creyeron que el niño podía haber sido secuestrado, de ahí que se emplearan medios técnicos especiales para búsqueda de desaparecidos. «Barajábamos la posibilidad del secuestro, que se pusieran en contacto con nosotros o con la familia».

Montero ha explicado los pasos de la investigación, cómo se descartó muy pronto al acosador de la madre, los cientos de gestiones que hicieron: contraste de matrículas, búsqueda de furgonetas, análisis de teléfonos desde las primeras horas. «Parte del equipo se quedó en Madrid para trabajar más tranquilamente», ha declarado.

Ha recordado que la familia ofreció una recompensa y que luego, cuando ya Ana Julia era la persona bajo el foco de la investigación, al hablar con Ángel descubrieron que era la sospechosa la que animaba a la familia a solicitar más dinero, la que estaba fomentando que se ofreciera más.

«Cuando analizamos su pasado en Burgos vimos que era una persona a la que le gustaba el dinero», ha concretado. «Recibimos muchas llamadas pero no tenían sentido». Es sabido que no sirvieron de nada puesto que Gabriel estaba muerto desde la tarde que desapareció.