Vídeo: Así es el autor del crimen de Teruel - FABIÁN SIMÓN /ABC

El autor del triple crimen de Teruel es uno de los fugitivos más buscados de Italia

Norbert Fehrer, más conocido como Igor el Ruso, fue detenido por la Guardia Civil después de matar a tres personas

El asesino serbio sobrevivió asaltando masías –se llevaba comida, bebida y ropa– durante más de dos semanas

MadridActualizado:

La Guardia Civil ha identificado al autor del triple crimen de Teruel como Norbert Feher, un exmilitar natural de Subotica (Serbia), sobre quien pesaba una orden de detención emitida por Italia por tres homicidios, según ha podido confirmar ABC.

Nacido en febrero de 1981, el «nombre de guerra» de Feher es Igor el Ruso, y llevaba en Italia desde 2006, donde fue cumplió una condena de ocho años de prisión. Es experto en armas de fuego y en tiro con arco. La policía lo buscaba por su extrema peligrosidad, después de huir en Italia tras participar en un robo con agresión sexual. En su fuga mató al propietario de un bar y a un guardia provincial.

Igor el Ruso había cometido varios crímenes antes de Teruel, entre ellos los asesinatos de tres personas en Italia, incluidos dos guardias italianos, por la citada agresión sexual y por robo con violencia e intimidación. La Guardia Civil estaba tras su pista desde el pasado día 5 por los disparos que hirieron gravemente a dos personas en Albalate del Arzobispo.

El fugitivo de Teruel fue detenido esta madrugada por una patrulla de la Guardia Civil a unos 200 metros de la furgoneta pickup accidentada con la que se fugó tras presuntamente asesinar a disparos a dos agentes del instituto armado y un vecino que les acompañaba, han informado a Ep fuentes de la investigación.

Los investigadores aún no saben exactamente si el sospechoso cayó rendido por el cansancio tras ocho horas de fuga desde Albalate del Arzobispo (Teruel) o a consecuencia del accidente, ya que la pickup verde con la que huyó y recorrió cien kilómetros hacia el sur apareció accidentada en el punto kilométrico 95,500 de la A-226, en el término municipal de Cantavieja.

Una patrulla de la Guardia Civil perteneciente a Castellón detuvo a las 2.50 horas en este punto kilométrico al presunto autor de la muerte a disparos de los guardias civiles Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero Espinosa, ambos pertenecientes a los Equipos ROCA y del vecino de Andorra (Teruel) identificado como José Luis Iranzo.

Dos semanas de asaltos

Según la reconstrucción hecha por los investigadores en las horas posteriores a la operación que ha culminado con la detención, Igor el Ruso sobrevivió asaltando masías durante al menos un par de semanas. La investigación trata de recabar más datos sobre los pasos seguidos por este peligroso prófugo, reclamado por la Justicia italiana por tres homicidios.

Feher huyó de Italia, desde donde llegó a España. Ahora falta por saber qué le llevó hasta este rincón de la geografía aragonesa, en la provincia de Teruel. Se mimetizó con los campos y montes, una huidiza práctica de supervivencia en la que dejó clara su peligrosidad en cuanto se topó con dos vecinos de Albalate que se cruzaron con él en una masía. Les tiroteó sin pensárselo dos veces y los dejó malheridos.

FABIÁN SIMÓN
FABIÁN SIMÓN

Desde entonces se le buscaba, en un ambiente de miedo entre los lugareños. Los vecinos de Albalate coinciden en la misma versión: cuando estaban en el casco urbano de esta pequeña localidad había un temor limitado; pero cuando a alguno de ellos le tocaba ir a sus masías o granjas, cundía el miedo.

Tenían claro que el individuo que estaba en el monte era muy peligroso. El tiroteo que protagonizó el 5 de diciembre dio fe de ello. En aquella ocasión abrió fuego cuando dos hombres acudieron a una masía: el dueño y otro que le acompañó para arreglar la cerradura de una puerta. En cuanto abrieron, él les tiroteó con mortal decisión, pero viven para contarlo.

A partir de ahí, fuga de masía en masía, quizás –sostienen algunos vecinos– aprovechándose también de las cuevas que hay en los alrededores del pueblo, en el monte, antiguas construcciones que se usaban tradicionalmente para recoger el ganado y como refugio de pastores.

Robos de alimentos

Que fue de masía en masía es algo constatable, porque dejó rastro en forma de pequeños robos. «No se llevaba más que comida y bebida, y también ropa en el caso de que hubiera alguna prenda en esas casas de campo», explica a ABC José María, otro vecino de Albalate. Él lo atestigua porque en su masía, en vísperas del primer tiroteo, entraron a robar. Ahora hilan cabos: a él le hurtaron cervezas, a otro conocido suyo nueces, otro cuenta que alimentos diversos, a otro le hurtaron unas mantas… Así hasta sumar una veintena de asaltos a masías desde los últimos días de noviembre hasta la fecha.

Los vecinos no tienen duda: fue el rastro que dejó el fugitivo para sobrevivir con la comida y la ropa que encontraba, hasta que sus pasos –se movía por el monte solo a pie– le llevaron hasta la granja de José Luis Iranzo. Este, posiblemente sospechando la presencia del prófugo, se unió a una pareja de la Guardia Civil.

Cuando los tres se acercaron a la edificación ganadera situada en medio de una extensa llanura, fueron recibidos a tiros desde el interior. No tuvieron oportunidad de reaccionar y quedaron tendidos en el suelo, muertos. El exmilitar serbio tomó entonces el vehículo del ganadero y se dio a la fuga. Recorrió unos 80 kilómetros, hasta que fue detenido en un paraje situado entre las localidades turolenses de Cantavieja y Mirambel.

Viaje de Zoido

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha lamentado estas muertes y ha suspendido su presencia en el Consejo de Ministros de este viernes para desplazarse al puesto de Alcañiz, que eran donde estaban destinados los dos agentes de la Guardia Civil.

El supuesto asesino portaba en el momento de la detención tres armas cortas, entre ellas las dos pistolas Beretta que arrebató a los guardias civiles a los que presuntamente disparó tras personarse estos en una masía en la que habían detectado movimientos sospechosos.

Tras elaborar un retrato robot y transcurridas varias horas de pánico entre los vecinos de la zona, con informaciones confusas que apuntaban a que estaba atrincherado y luego abatido, la Guardia Civil desplegó un amplio dispositivo para desarrollar una operación jaula, para lo que realizó controles en varias carreteras. El asesinato de las tres personas se produjo entre las 19.00 y las 20.00 horas del jueves.

La Guardia Civil ha informado en un comunicado que los agentes fallecidos participaban en el dispositivo activado a partir de la tarde del pasado día 5 para la localización del autor de los disparos que hirieron gravemente a dos personas en el municipio turolense de Albalate del Arzobispo.