Sede del PSOE en la madrileña calle Ferraz
Sede del PSOE en la madrileña calle Ferraz - ABC

Ferraz alecciona a sus cargos con un argumentario sobre el relator: «Es una garantía de transparencia»

Envía un documento para poner orden en las ideas fuerza que el Gobierno quiere transmitir y que se han convertido en campo de batalla dentro de las filas socialistas

MadridActualizado:

La tensión provocada en el seno del PSOE en torno a los últimos pasos del Gobierno en sus contactos con la Generalitat de Cataluña, en particular por la mesa de partidos y la figura del relator, ha obligado a la dirección federal del PSOE a preparar un argumentario para explicar la confusa explicación del Ejecutivo al respecto.

En el documento que Ferraz ha distribuido se insiste en la necesidad de persisitir en el diálogo sobre Cataluña para buscar una «solución política» y se explica que las conversaciones actuales buscan «decidir los espacios para dicho diálogo y el método de trabajo». El argumentario, al que ha accedido este diario, trata de explicar a sus cargos que «para el Gobierno el único documento válido es la Declaración de Pedralbes», que considera un «punto de arranque» para encontrar una salida «dentro de la Constitución». Aunque precisamente el documento de Pedralbes se redactó de acuerdo con la Generalitat y eludiendo mencionar la Carta Magna. Los socialistas excplican a sus cargos que ese es el marco de referencia «y no el documento con los 21 puntos de Torra».

Los socialistas defienden en su documento que debe existir «una doble vía de diálogo». La primera la vía institucional consistente en las reuniones de la Comisión Bilateral entre el Gobierno central y la Generalitat. Y pese a que el segundo espacio, el de los partidos, está siendo negociado por la vicepresidenta Calvo, los socialistas aseguran que «El Gobierno solo se va mover en este espacio».

Todas las reticencias que evitaron mencionar la Constitución en el documento de Pedralbes desparecen en este documento interno en el que se reivindica «el cumplimiento de la ley y el diálogo para hablar de los intereses generales de España, siempre dentro de la Constitución». Esta Comisión se reunirá «en una fecha por determinar» próximamente y estará presidida por la ministra Meritxell Batet, por parte del Gobierno central, y por el conseller de Acción Exterior Alfred Bosch, por parte de la Generalitat.

El segundo espacio es «a nivel de partidos en Cataluña», que tiene el objetivo de «encontrar un consenso que trascienda la dinámica de bloques». Se dice que esta mesa de partidos es un espacio «horizontal» y que el objetivos es «encontrar puntos en común que saquen a la sociedad catalana del actual escenario». Y se vuelve a insistir en que esa mesa de partidos «el Gobierno no va a estar presente», sin explicar porqué está siendo la vicepresidenta Calvo la encargada de negociar esta cuestión.

También se centra Ferraz en explicar la polémica figura del relator, que defienden como «garantía de transparencia» porque «así la ciudadanía sabrá lo que ocurre en esa Mesa y lo que cada partido está dispuesto a hacer para solucionar el problema». Y se vuelve a insistir con la palabra que el Gobierno no incluyó en el documento de Pedralbes: «Siempre dentro de la Constitución». Se defiende que será «una persona neutral y elegida de común acuerdo por los partidos que se sienten en dicha Mesa» y que su función será «coordinar las reuniones y ayudar». Y se insiste: «ni es un mediador ni es una figura internacional».