Recibimiento a los Reyes en Buenos Aires - EFE

Contratiempo en el recibimiento a los Reyes a su llegada a Argentina

El avión en el que viajaban Don Felipe y Doña Letizia aterrizó puntual, pero su bajada se retrasó durante una hora por la falta de una escalera adecuada que lo permitiese

Buenos AiresActualizado:

Don Felipe y Doña Leticia aterrizaron en el aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires a las nueve de la noche (1:00 hora española) para emprender su octava visita de Estado como Reyes, la primera en Argentina. Aunque su llegada fue puntual, su recibimiento se retrasó durante casi una hora por un inesperado problema de logística: la falta de una escalera adecuada para la altura de la puerta del Airbus 310 español, algo que, por lo visto, nadie había previsto.

Después de idas y vueltas de escaleras, con el reloj corriendo y la comitiva esperando, y con una nube de insectos atraídos por los focos, llegó por fin la escalera del avión presidencial argentino, adornada con los colores de su bandera, para solucionar el contratiempo, ya casi a las diez de la noche. Se evitó así, por cierto, un nuevo desplazamiento, pues en medio de la perplejidad ante lo ocurrido se barajó la posibilidad de acercarse al aeropuerto internacional de Ezeiza, a las afueras de la ciudad, donde sí disponían de las escaleras adecuadas...

Tras la larga espera, los Reyes, a pesar de todo sonrientes, fueron recibidos a pie de avión por el ministro de Exteriores y Cooperación de España, Josep Borrell, que los acompañará en este viaje, y por su homólogo argentino, Jorge Marcelo Faurie, además de por el embajador argentino en Madrid, Ramón Puerta, y por el embajador español en Buenos Aires, Javier Sandomingo.

La visita de Don Felipe y Doña Letizia responde a una invitación del presidente de Argentina, Mauricio Macri, y se produce dos años después de que el mandatario iberoamericano y su esposa, Juliana Awada, realizaran una visita de Estado a España, en febrero de 2017, momento en el que se firmó un plan para la profundización de la acción estratégica entre ambos países, que se materializa, en lo diplomático, con este viaje, que deja atrás los ya lejanos conflictos entre estos dos países.

La agenda de esta visita es, cuando menos, apretada. Este mismo lunes, los Reyes visitarán la Casa de Gobierno, conocida comúnmente como Casa Rosada, donde serán recibidos por Mauricio Macri y Juliana Awada. Por la tarde, Don Felipe visitará el Senado y la Corte Suprema, donde los recibirán los presidentes de las Cámaras de la Nación y la Corte Suprema, respectivamente. Y ya en la noche, Macri y Awada agasajarán a los Reyes con una cena de gala en el Centro Cultural CCK de Buenos Aires, a la que asistirán varios centenares de invitados.

El martes el Rey se reunirá con los empresarios argentinos y españoles, para dar buena cuenta de sus excelentes relaciones comerciales, pues España es el segundo país inversor en Argentina, solo por detrás de Estados Unidos. Por su parte, Doña Letizia tendrá un encuentro con la Alianza Iberoamericana de Enfermedades Raras. La jornada se cerrará con un acto ante la colectividad española en Argentina, fiel reflejo del más de medio millón de españoles que residen en este país.

La visita concluirá al día siguiente, el miércoles 27, con la participación de Don Felipe en la inauguración del Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que celebra su octava edición en la ciudad argentina de Córdoba.