El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante el debate de investidura fallida de julio - Reuters

Los equipos de PSOE y Unidas Podemos se vuelven a reunir hoy en el Congreso tras el fracaso del jueves

El Partido Popular no descarta que Sánchez e Iglesias «den una sorpresa de última hora» y pacten

MadridActualizado:

Después de tres días sin ningún tipo de contacto y de reproches cruzados, ayer la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, descolgó el teléfono y llamó al secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, para volver a reunirse. Los equipos negociadores de ambos partidos se citarán hoy a las 11.00 horas de la mañana en el Congreso tras el fracaso del pasado jueves. Las posiciones, por ahora, siguen muy alejadas.

«Le he dicho que ningún problema por nuestra parte y le he reiterado que seguimos pensando que, si retomamos la negociación donde la dejamos en julio, el acuerdo es cuestión de horas», expresó Echenique en Twitter. En Unidas Podemos aprietan al PSOE para que, al menos, Pedro Sánchez retome su oferta anterior (una vicepresidencia social y las carteras de Sanidad, Igualdad y Vivienda). La jornada estaba prevista para que se reunieran Sánchez y Pablo Iglesias, pero el PSOE ha condicionado su cita a los avances que los negociadores logren hoy.

El clima no parece proclive para el acuerdo. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, cuestionó ayer la «mala fe» por parte de la formación de Iglesias por «prejuzgar siempre mala intención en el supuesto socio». Ábalos habló abiertamente de «una actitud de desconfianza y hostilidad» que dicen haber percibido del partido morado. Mientras Unidas Podemos se volverá a sentar hoy para hablar de coalición, en el PSOE se rechaza de forma rotunda explorar esa vía otra vez. Y en privado admiten que los buenos datos que arrojan las encuestas les motiva a ello. La publicada ayer por ABC vaticina que el PSOE alcanzaría la mayoría absoluta gracias a Unidas Podemos y PNV. Ya sin depender de ERC.

No obstante, los socialistas también ponen pegas a una investidura que llegue sin un pacto programático y solo dejan un camino: que Iglesias le aporte estabilidad al Gobierno sin que el PSOE recompense con capacidades ejecutivas ni de gestión. Algo que Unidas Podemos no acepta.

Sospechas del PP

En el PP no descartan todavía una sorpresa de última hora, según fuentes de la dirección nacional. Los populares ven posible que Sánchez e Iglesias acaben llegando a un acuerdo, porque son «imprevisibles», lo que evitaría la repetición de elecciones. De momento, la agenda del PP es lo más parecido a una precampaña electoral, por lo que pueda pasar.

En caso de confirmarse la vuelta a las urnas, Casado hará oficial su propuesta de alianza electoral en el centro-derecha, a pesar de que fuentes del PP reconocen su malestar por los ataques «irrespetuosos» de Rivera a los populares por los casos de corrupción.