La Delegación del Gobierno en Navarra prohíbe el homenaje a los terroristas fusilados en 1975

El acto se enmarcaba en las jornadas por la «Memoria de los desobedientes» organizadas por los okupas abertzales

PamplonaActualizado:

La Delegación del Gobierno de España en Navarra comunicó anoche la prohibición del acto de homenaje a los cinco terroristas (3 del FRAP y 2 de ETA) fusilados el 27 de septiembre de 1975 que se iba a celebrar esta tarde en Pamplona tal y como denunció ayer ABC en su edición norte.

El homenaje se enmarcaba dentro del Gudari Eguna («Día del Soldado Vasco»), una jornada en la que tradicionalmente recuerda a los dos miembros de ETA fusilados, Txiki y Otaegui, y al que este año habían añadido los tres integrantes del FRAP, Baena, García Sanz y Sánchez Bravo, fusilados aquella misma jornada. A su vez, este acto, convocado por la asociación Ahaztuak 1936-1977, se enmarcaba dentro de las jornadas organizadas por los okupas abertzales del palacio del Marqués de Rozalejo durante este mes de septiembre y que ha incluido también otros homenajes a terroristas como el que el pasado día 18 recibió Mikel Castillo.

Estos actos de recuerdo se había celebrado otros años. Hasta hace dos años se prohibía porque se homenajeaba a los etarras Txiki y Otaegui. Los dos últimos se había convocado como acto de recuerdo a las víctimas del franquismo, en genérico, por lo que se celebraron. Sin embargo, este año, los organizadores no se habían cortado y lo denominaban directamente como un «omenaldia», homenaje, lo que, de haberse celebrado, podía constituir un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo. Ya que

Además, a los dos etarras este año se habían sumado a los tres terroristas del FRAP, condenados igual que los primeros por asesinato de Policías en el año 1974 y 1975. De esta manera, trataban de diluir el cariz terrorista de sus actuaciones. Y los tratan de «luchadores antifranquistas» como si lo injusto de su condena (hasta el papa Pablo VI pidió clemencia hacia ellos) justificase sus actos terroristas.

Txiki asesinó al cabo primero de la Policía Armada, Ovidio Díaz. Otaegui mató al cabo del servicio de información de la Guardia Civil, Gregorio Posadas. José Humberto Baena mató al policía armado Lucio Rodríguez. Ramón García Sanz y José Luis Sánchez Bravo asesinaron al teniente de la Guardia Civil Antonio Pose.