La vicesecretaria de Comunicación del PP, Marta González
La vicesecretaria de Comunicación del PP, Marta González - EFE

Casado reivindicará las raíces del PP con Rajoy y Aznar en la Convención Nacional

Los expresidentes del Gobierno acudirán por separado, uno el viernes y otro el sábado

MadridActualizado:

España, su bandera y la Constitución serán protagonistas en la Convención Nacional que el Partido Popular celebrará a partir del próximo viernes, en tres días de debate intenso para conseguir un «rearme ideológico» ante las próximas citas electorales. El partido que preside Pablo Casado llegará a esta cita con una nueva imagen, que incluye un cambio en su tarjeta de presentación: simplemente «populares», con minúscula, con un charrán por encima con los colores nacionales. La bandera de España tiene una relevancia esencial en este PP, dispuesto a pelear por su espacio en una derecha fragmentada. El lema será «España en libertad».

La irrupción de Vox en las elecciones andaluzas, un adelanto de lo que puede ocurrir en las municipales, autonómicas y europeas de mayo, marcará la Convención Nacional del PP. Los populares han visto cómo el discurso de los de Santiago Abascal resulta atractivo a muchos antiguos votantes del PP, que dieron la espalda a este partido al entender que había traicionado sus principios. Unos miraron a Ciudadanos, otros se fueron a la abstención, pero ahora muchos de ellos podrían recalar en Vox. Y a ellos irán dirigidos muchos de los debates que se plantearán en la larga Convención Nacional: tres días, uno más que el Congreso nacional del pasado mes de julio, en el que Pablo Casado consiguió la elección como presidente nacional.

Para empezar, Casado quiere convertir esta Convención en una reivindicación de los principios y valores «de siempre» del PP:los que han definido el centro derecha desde la refundación del partido, que celebra este mes precisamente su 30 aniversario. Para subrayar el orgullo del PP por su historia, sus raíces y sus principios, y mostrar un partido unido en esas ideas, Casado tenía un interés especial en contar con la participación de José María Aznar y Mariano Rajoy en la Convención Nacional.

Ambos expresidentes del PP tendrán intervenciones «muy especiales», según explicó la vicesecretaria de Comunicación, Marta González. Los dos estarán en la Convención, sí, pero no coincidirán y será por decisión propia, según fuentes del PP. Rajoy y Aznar han elegido el día de su intervención: el primero ha querido que sea el viernes, y el segundo, el sábado. Casado estará con los dos, pero sin foto «tripartita» de unidad.

Santamaría, invitada

Todos los militantes del PP están invitados a esta Convención, según se encargan de subrayar y repetir en Génova. Y ese «todos» incluye, por ejemplo, a la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, la derrotada en el Congreso nacional frente a Pablo Casado, hoy retirada de la política activa. «Soraya está invitada, como el resto de militantes», insisten en Génova. Pero no esperan su presencia entre las cuatro mil personas que pueden asistir durante el fin de semana.

La participación de Rajoy y Aznar en esta primera Convención de la etapa de Casado como presidente del PP acaparará toda la atención. Pero la dirección de los populares espera mucho más de este foro, cuya organización encargó Casado al presidente de la Fundación Concordia y Libertad, Adolfo Suárez Illana. Los populares quieren abrir el debate a la sociedad civil, conocer las propuestas que se hacen desde «fuera», y asumir las que consideren acertadas. Así, el PP tiene previsto invitar a decenas de expertos en diferentes áreas de la sociedad, ajenos al partido, para que hablen de asuntos concretos y expongan sus puntos de vista especializados. «Vamos a escuchar a los españoles, sus problemas y sus inquietudes», subrayó Marta González.

Habrá debates sobre los problemas que afectan ahora mismo a la sociedad, como el empleo, los impuestos, la igualdad, la inmigración, la concordia, las ayudas a las familias o el medio ambiente. El formato de la Convención será «innovador y ágil»: no habrá debates paralelos, sino una sesión plenaria por la que irán pasando todos los intervinientes.

En la Convención habrá tres discursos principales: el del coordinador de la Convención, Alberto Núñez Feijóo; el del presidente del partido, Pablo Casado, y el del secretario general, Teodoro García Egea. Los populares prometen escapar de las intervenciones largas y densas de todos los demás, con la excepción de las de Rajoy y Aznar, que tendrán un trato preferente.

Desfile de barones

Todos los barones regionales, los candidatos autonómicos y los de las principales ciudades tomarán la palabra en algún momento de los tres días de la Convención. Pero sus discursos serán breves y ágiles. También intervendrán los vicesecretarios del partido y los portavoces parlamentarios. El presidente de la Fundación Concordia introducirá el debate general.

Al final de los debates de los expertos de la sociedad civil, los candidatos y los dirigentes del partido, la formación redactará un documento final, que debe servirle como texto marco para el programa electoral que presentará ante las próximas citas con las urnas, y que incluirá las propuestas que considere más aceptables.

Casado quería llegar a esta Convención, que en un principio estaba prevista para primeros de diciembre, con todos los candidatos autonómicos y municipales designados. En las últimas semanas se han desvelado las últimas incógnitas, como las de Madrid, con Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida como candidatos a la Comunidad y al Ayuntamiento, respectivamente. El foro de este fin de semana debe servir también para su lanzamiento definitivo, y para escenificar un mensaje de renovación y regeneración, como quería el líder de los populares. Esa renovación ha supuesto en algunas comunidades que los candidatos no sean los presidentes regionales del partido, como ha ocurrido en Asturias o Cantabria.

El programa de la Convención aún no está cerrado, a falta de encajar las intervenciones de las decenas de personas que irán desfilando por la sesión plenaria. A partir del lunes, y con el documento marco ya redactado, el presidente de los populares se dispone a abrir una precampaña electoral que le llevará a todos los rincones de España. Casado está convencido de que el modelo que aplicó en Andalucía, con un maratón de actos durante los 15 días de campaña en jornadas de hiperactividad frenética, fue clave para que el PP mantuviera la segunda posición en las urnas y al final pudiera sumar una mayoría de votos con Vox y con Ciudadanos.

Ese modelo de multipresencia se repetirá en todo el país, y no solo lo aplicará el líder del partido, sino que se lo exigirá a todos los dirigentes del PP, como ya hizo ante las elecciones andaluzas.

Candidato a las europeas

En los próximos días, además, el PP tiene previsto despejar una de las últimas incógnitas electorales que tiene pendientes: la del cabeza de cartel para los comicios europeos, que se celebrarán el mismo domingo de las municipales y autonómicas: el 26 de mayo. Las elecciones al Parlamento Europeo tienen un interés especial en este caso, ante el temor que existe en Génova de que sean otro trampolín para Vox, como lo fueron de Podemos en 2014.