El empresario y exconcejal de Convergencia Jami Matamala
El empresario y exconcejal de Convergencia Jami Matamala - AFP

Los acompañantes de Puigdemont en su arresto declaran que se dirigían a la Fiscalía belga

Dos mossos d'esquadra y un historiador han quedado libres sin cautelares tras comparecer ante el juez

MadridActualizado:

Los mossos d'esquadra que acompañaron a Carles Puigdemont cuando fue arrestado en Alemania han defendido este lunes que se dirigían a Bélgica para llevar al «expresident» ante la Fiscalía. Los dos agentes y el historiador Josep Lluis Alay, que también se encontraba en el vehículo del expresidente catalán fugado, han declarado ante el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea, que les imputa un delito de encubrimiento. La Fiscalía no ha solicitado ninguna medida cautelar contra ellos, que siguen investigados.

Una vez conocida la orden internacional de detención, los lugartenientes de Puigdemont acudieron a Finlandia para recoger a Puigdemont y llevarlo ante la Fiscalía belga, según la tesis de los imputados. Así han explicado los tres interrogados que ellos se encontrasen en el vehículo del expresidente catalán, que fue arrestado en Alemania, cuyos tribunales deben resolver sobre su entrega a España por rebelión y malversación. Los dos mossos solo han atendido a las cuestiones de su abogado, sin responder a las preguntas del fiscal y del juez, según han informado fuentes jurídicas presentes en el interrogatorio.

El cuarto imputado por delito de encubrimiento, el empresario Josep María Matamala, no ha comparecido a la declaración, pues no se le ha podido hacer llegar a la citación. El magistrado ha ordenado a la Policía a través de un oficio que se averigüe su paradero y domicilio para conseguir transmitirle la citación en el juzgado. El empresario acompaña a Puigdemont en su huida de la Justicia, ahora en Alemania. A la salida de la Audiencia Nacional el abogado Jaume Alonso Cuevillas ha atendido a los periodistas ha alegado que esta cuestión sobre los acompañantes del expresidente catalán no tiene «relevancia penal».

El arresto de Puigdemont se produjo en Alemania, después de que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena reactivase la orden internacional tras dictar el auto de procesamiento contra los investigados por el «procés». El magistrado atribuye a Puigdemont el liderazgo de una insurrección pública, para lograr la independencia de Cataluña por las vías ilegales, enfrentando a la sociedad catalana contra el Estado. Está procesado por los delitos de rebelión y malversación, pendiente de que Alemania resuelva sobre su entrega. La Fiscalía alemana ha respaldado la tesis del magistrado y ha apoyado la reclamación.