ELECCIONES EN ANDALUCÍA 2018

El PSOE-A sigue la estela de Podemos y pide a los andaluces defenderse de Vox

Les advierte de que la extrema derecha amenaza con arrebatar la identidad a la comunidad autónoma

JaénActualizado:

La victoria de la derecha en las elecciones autonómicas andaluzas del 2 de diciembre no ha sido bien digerida por las principales fuerzas de la izquierda, que, disconformes con el resultado de las urnas, agitan con más o menos sutileza la calle. La estrategia de Podemos de azuzar a sus bases contra Vox es compartida por el PSOE de Andalucía, que en su red social de Facebook pide defender el legado del 4 de diciembre y del 28 de febrero contra «la extrema derecha que amenaza con arrebatarnos nuestra identidad».

Para justificar su apelación a la resistencia, el PSOE reivindica en la red social los buenos viejos tiempos. Se sitúa, en concreto, en el 4 de diciembre de 1977, cuando «los andaluces y andaluzas salieron a la calle reivindicando nuestra autonomía». Acompaña a la arenga un vídeo con imágenes de aquella fecha fundacional, acompañadas de grandes conceptos (solidaridad, igualdad, libertad, diversidad) para sugerir subliminalmente que se perderán si gobiernan la región las formaciones conservadoras.

La presencia de militantes del PSOE en las concentraciones de protesta convocadas por colectivos situados a su izquierda aclara que comparte con ellos el mismo diagnóstico sobre el resultado. A su juicio, la extrema derecha se hará con el poder de la autonomía, esto a pesar de que el presidente nacional de Vox, Santiago Abascal, ha aclarado que su formación no está interesada en ocupar cargos en un hipotético gobierno presidido por el candidato del PP, Juanma Moreno, o por el de Ciudadanos, Juan Marín.

Las referencias a la extrema derecha por parte de las formaciones ideológicamente opuestas son ahora continuas. La utilización del lenguaje frentista es una constante en las movilizaciones de la izquierda tras el 2 de diciembre. Así, en la concentración de Jaén, en la que participaron tres centenares de personas, entre las que se encontraban representantes socialistas, se advirtió a Vox de que Andalucía sería su tumba y a los «fachas» que serían expulsados de los barrios de la principal ciudad de la provincia.

Las militantes y simpatizantes de los partidos que amenazan con desbancar al PSOE del poder andaluz han evitado por el momento el cuerpo a cuerpo. Algunos de ellos se ponen como modelo de conducta al resaltar que han soportado 37 años de mandato del PSOE sin protestar en la calle por el resultado de las urnas.