Imágenes recreadas por los investigadores
Imágenes recreadas por los investigadores - Universidad de Boston

La primera cámara digital normal y corriente que ve objetos ocultos

Científicos logran observar qué hay detrás de las esquinas con un dispositivo sencillo y un algoritmo informático

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Investigadores de la Universidad de Boston han utilizado una sencilla cámara digital para observar objetos ocultos a la vista, por ejemplo detrás de una esquina. No es la primera vez que los científicos consiguen una hazaña semejante, pero hasta ahora habían tenido que emplear complejos y costosos equipos. En esta ocasión, han necesitado una sola fotografía capturada con una cámara estándar que cualquiera podría tener en casa. La técnica puede reconstruir escenas que no están al alcance del ojo humano, por lo que podría ser muy útil en entornos peligrosos, la creación de sistemas de navegación para vehículos y la detección de adversarios ocultos en un conflicto militar.

Según explican los autores en la revista «Nature», el ingenio más sencillo y barato representa un gran avance en la visualización de objetos ocultos. Las técnicas llamadas de imágenes sin línea de visión analizan la luz reflejada en una superficie, que desempeña un papel similar al de un espejo en un periscopio convencional, para reconstruir computacionalmente la imagen de un objeto oculto a la vista. Sin embargo, las técnicas anteriores han requerido láseres pulsados y detectores de luz muy rápidos, a un alto coste.

Los investigadores demuestran un enfoque de periscopía computacional utilizando una cámara digital ordinaria controlada por una computadora. Fuera de la vista de la cámara, una imagen que se muestra en una pantalla está parcialmente oculta por un objeto opaco. Este objeto de oclusión proyecta una sombra parcial (penumbra) en una pared reflectante. La cámara digital captura instantáneas de la distribución de la luz desde la pared reflectante, que se compone de la luz que emana de la pantalla oculta, así como de la penumbra del objeto que ocluye. Después, los algoritmos informáticos reconstruyen las instantáneas para crear una imagen de color bidimensional de la escena oculta. Los autores presentan imágenes reconstruidas, incluyendo una cara de dibujo animado, un champiñón, letras y patrones de rayas de colores.

Este trabajo podría llevar a mejoras en microscopía y en dispositivos de imagen médica como endoscopios. Además, el enfoque podría encontrar aplicaciones en el monitoreo de áreas peligrosas o inaccesibles, como plantas químicas o nucleares, y en la inspección industrial de, por ejemplo, turbinas. Finalmente, la técnica puede ser utilizada por vehículos para evitar colisiones, y por bomberos y socorristas para investigar estructuras en llamas o colapsadas.