El motor RS-25, a plena potencia - NASA

La NASA prueba el motor de 12 millones de caballos que llevará al hombre a Marte

Ayer hizo una prueba en tierra con el motor cohete que impulsará la lanzadera espacial SLS, con la que se tratará de viajar a asteroides y al planeta rojo

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Se llama RS-25 y, aunque fue diseñado en los setenta, aún hoy goza de un estado de salud impecable. En todo este tiempo ha sido el músculo fundamental del Programa de Transbordadores Espaciales. Por eso, a lo largo de 135 misiones, ha recaido sobre sus hombros el trabajo de transportar a decenas de astronautas y miles de millones de dólares de investigación y maquinaria. ( Vídeo de una prueba del RS-25 en agosto de 2015).

Este jueves la NASA ha vuelto a desempolvar a esta bestia para poner a prueba sus capacidades. Durante 500 segundos, el motor cohete RS-25 con número de serie No. 2059 ha estado rugiendo con sus 12 millones de caballos de potencia en el hangar A1 del Puesto de Pruebas de cohetes del Centro Espacial John C. Stennis, en la Bahía de San Luis, Misisipi, Estados Unidos.

«Es un gran momento para la NASA y para Stennis», ha dicho Rick Gilbrech, el director de las instalaciones. «Estamos en unos días muy emocionantes con la vuelta a los largos viajes espaciales y el camino a Marte, y esta prueba ha sido un gran paso en esa dirección», ha añadido.

Y no se trata de una mera declaración de intenciones. La NASA tiene previsto que el RS-25 impulse el núcleo central del nuevo Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), la futura lanzadera que llevará a los astronautas hasta algún asteroide y hasta el planeta Marte.

«Esta prueba no es solo un importante paso para comprobar las capacidades de nuestro SLS», ha dicho Steve Wofford, responsable de motores en el Marshall Space Flight Center, en Alabama, EE.UU.. «También es fantástico pensar que el motor que a tantos astronautas ha llevado al espacio antes ahora esté siendo preparado de nuevo para llevarlos ahí fuera, en el primer vuelo tripulado de la SLS».

Hangar A1 del Puesto de Pruebas de cohetes del Centro Espacial John C. Stennis, durante la prueba del jueves
Hangar A1 del Puesto de Pruebas de cohetes del Centro Espacial John C. Stennis, durante la prueba del jueves - NASA

Tal como explica Martin Burkey, del equipo del programa SLS, para conseguir este logro el cohete RS-25 debe mezclar propelentes enfriados a 250 grados centígrados bajo cero (de ahí que durante la ignición se desprendan bloques de hielo desde los motores) y hacerlos arder hasta los 3.300 grados. Además, para generar un impulse tan brutal es necesario que el flujo de combustible sea muy alto: podria vaciar una piscina familiar en un minuto. Como resultado, cada motor tendría una potencia suficiente para empujar 10 portaavioones por el océano a una velocidad de 40 kilómetros por hora.

Cuando la fase de pruebas en tierra se complete, se espera que los vuelos no tripulados comiencen en 2018, con el RS-25 cargando al SLS y a la nave Orion alrededor de la Luna. Si todo va bien, después comenzarían los vuelos tripulados, y el viaje final a Marte se lanzaría en 2030.