La guerra organizada, una de las posibles causas. La escena que representa el cuadro, la Batalla de las Termópilas, es más tardía que el tiempo indicado por los investigadores
La guerra organizada, una de las posibles causas. La escena que representa el cuadro, la Batalla de las Termópilas, es más tardía que el tiempo indicado por los investigadores - Archivo

Los momentos de la historia en los que «llovieron hombres»

Un estudio de Nature Genetics revela que el número de varones aumentó de forma explosiva en los cinco continentes en diferentes ocasiones hace entre 55.000 y 4.000 años

MADRIDActualizado:

«It's raining men», cantaban The Weather Girls, y esa sería la banda sonora más apropiada para ciertos momentos de la historia en los que, según una investigación publicada en la revista Nature Genetis, los varones proliferaron como nunca. Un equipo del Wellcome Trust Sanger Institute ha analizado las diferencias de secuencia entre los cromosomas Y de más de 1.200 hombres de 26 poblaciones de todo el mundo a través de los datos generados por el Proyecto 1000 Genomas, y ha descubierto «explosiones» en el número de miembros de la población masculina que ocurrieron hace entre 55.000 y 4.000 años en los cinco continentes. Creen que estos misteriosos aumentos de hombres pueden estar relacionados con el desarrollo de ciertas tecnologías.

«Hemos identificado más de 60.000 posiciones en las que una letra de ADN fue sustituida por otra en un hombre con descendientes modernos, y descubrimos miles de variantes de ADN más complejas. Estos datos constituyen un recurso rico y a disposición del público para realizar nuevos estudios genealógicos, históricos y forenses», dice David Poznik, de la Universidad de Stanford, en California.

Según los investigadores, el análisis del cromosoma Y de los hombres modernos puede decirnos algo sobre la vida de nuestros antepasados, ya que este cromosoma sólo se transmite de padres a hijos y, por ello, está totalmente ligado a las características y los comportamientos masculinos.

Un arbusto genealógico

El equipo utilizó los datos para construir un árbol de estos 1.200 cromosomas Y; que muestran cómo todos ellos están relacionados entre sí. Como era de esperar, todos descienden de un solo hombre que vivió hace aproximadamente 190.000 años. El hallazgo más interesante y novedoso fue que algunas partes del árbol eran más como un arbusto que un árbol, con muchas ramas que se originaron en el mismo punto.

«En pocas generaciones hubo un aumento explosivo en el número de hombres que llevan un cierto tipo de cromosoma Y. Sólo observamos este fenómeno en los hombres y sólo en unos pocos grupos de hombres», explica Yali Xue, del Wellcome Trust Sanger Institute y también autor del estudio.

Los primeros incrementos explosivos de cifras masculinas ocurrieron hace 50.000-55.000 años a través de Asia y Europa, y hace 15.000 años en las Américas. También hubo expansiones posteriores en el África subsahariana, Europa Occidental, el sur y el este de Asia hace entre 4.000 y 8.000 años.

El equipo cree que los primeros incrementos de la población se debieron a las primeras ocupaciones por los seres humanos modernos de vastos continentes, en los que se disponía de un montón de recursos. Las expansiones posteriores son más enigmáticas.

«La mejor explicación es que pueden ser el resultado de avances en la tecnología que podrían ser controlados por pequeños grupos de hombres. El transporte sobre ruedas, el trabajo de los metales y la guerra organizada son todas posibles explicaciones que ahora se puede investigar más a fondo», propone Chris Tyler-Smith, del Instituto Sanger.

Más información: El Proyecto 1.000 Genomas