El pterosaurio de Daohugou con cuatro tipos de plumas sobre su cabeza, cuello, cuerpo y alas, de un color marrón jengibre
El pterosaurio de Daohugou con cuatro tipos de plumas sobre su cabeza, cuello, cuerpo y alas, de un color marrón jengibre - YUAN ZHANG

Descubren que los pterosaurios estaban cubiertos de plumas

Estos animales tenían un increíble «abrigo» emplumado como los dinosaurios y las aves

MadridActualizado:

Un nuevo hallazgo científico hará que, a partir de ahora, imaginemos de forma muy diferente a los pterosaurios, los impresionantes reptiles voladores que convivieron con los dinosaurios hace entre 230 millones de años y 66 millones de años. Un equipo internacional de paleontólogos ha descubierto que estas criaturas estaban cubiertas por un particularísimo abrigo que mezclaba pelaje y varios tipos de plumas. El descubrimiento cubre de plumas por primera vez a estos animales, como las aves y algunos dinosaurios, y hace retroceder la aparición de las mismas en 70 millones de años.

Los científicos saben desde hace tiempo que los pterosaurios voladores tenían un tipo de cubierta peluda, las picnofibras, unos filamentos similares al pelo pero que difieren en su estructura al de los mamíferos. La presencia de estos filamentos hizo pensar a los científicos que el aspecto de estos reptiles era fundamentalmente diferente al de las aves y dinosaurios emplumados.

Sin embargo, en un nuevo trabajo publicado este lunes en la revista «Nature Ecology & Evolution», el equipo muestra que los pterosaurios tenían al menos cuatro tipos de plumas, presentes en dos grupos principales de dinosaurios: los ornitisquios, que comían plantas, y los terópodos, que incluyen a los antepasados de las aves.

Para llegar a esta conclusión, los científicos trabajaron con fósiles de la formación Daohugou, en la Mongolia Interior. «Ya sabíamos que estos sitios habían producido excelentes especímenes de pterosaurios con sus picnofibras preservadas y estaba seguro de que podríamos aprender más con un estudio cuidadoso», explica Baoyu Jiang, de la Universidad de Nanjing y director de la investigación.

Utilizando microscopios de alta potencia, los investigadoraes encontraron muchos ejemplos de cuatro plumas distintas. «Algunos críticos han sugerido que en realidad solo hay un tipo simple de picnofibras, pero nuestros estudios muestran que los diferentes tipos de plumas son reales», señala Maria McNamara, del University College Cork.

No solo eso. Los investigadores pudieron echar un vistazo a áreas donde las plumas no se superponían y podían ver claramente su estructura. Algunas mostraban detalles finos de melanosomas, lo que pudo haber dado a las plumas mullidas un color marrón similar al del jengibre.

Mike Benton, profesor de la Escuela de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Bristol, no tiene ninguna duda: «Realizamos algunos análisis evolutivos y mostraron claramente que las picnofibras de pterosaurio son plumas, como las que se ven en las aves modernas y en varios grupos de dinosaurios».

Los cuatro tipos de plumas
Los cuatro tipos de plumas

En el estudio, los investigadores no pudieron encontrar ninguna evidencia anatómica de que los cuatro tipos de picnofibras sean diferentes de las plumas de las aves y los dinosaurios. «Por lo tanto, como son iguales, deben compartir un origen evolutivo, y eso fue hace 250 millones de años, mucho antes del origen de las aves», señala Benton.

Las aves tienen dos tipos de plumas avanzadas utilizadas en el vuelo y para suavizar el cuerpo, las plumas de contorno con una canilla hueca y barbas en ambos lados. Estos se encuentran solo en las aves y en los dinosaurios terópodos cercanos a los orígenes de las aves. Pero los otros tipos de plumas de las aves modernas incluyen monofilamentos y plumas de plumón, y se ven mucho más ampliamente a través de los dinosaurios y los pterosaurios.

Los dinosaurios blindados y los saurópodos gigantes probablemente no tenían plumas, pero es fácil que estas fueran suprimidas, lo que significa que se les impidió crecer, al menos en los adultos, al igual que el pelo se suprime en ballenas, elefantes e hipopótamos. Los cerdos son un ejemplo clásico, donde los lechones están cubiertos de pelos, y luego, a medida que crecen, se suprime el crecimiento del vello.

Extinción del Pérmico

Según los investigadores, este descubrimiento tiene implicaciones sorprendentes para nuestra comprensión del origen de las plumas, pero también para un momento importante de la evolución de la vida en la Tierra. Cuando surgieron las plumas, hace unos 250 millones de años, la vida se estaba recuperando de la devastadora extinción masiva del final del Pérmico.

Los vertebrados terrestres, incluidos los ancestros de los mamíferos y los dinosaurios, cambiaron el modo de andar en posición vertical, adquirieron diferentes grados de sangre caliente y, en general, vivieron la vida a un ritmo más rápido. Los antepasados de los mamíferos ya tenían pelo para entonces, mientras que los pterosaurios, los dinosaurios y sus parientes también habían adquirido plumas para ayudar a aislarse.

Según los autores, la búsqueda de plumas en los fósiles puede reescribir nuestra comprensión de una revolución importante en la vida en la Tierra durante el Triásico, y también nuestra comprensión de la regulación genómica de las plumas, escamas y pelos en la piel.