Unos investigadores analizaron la composición de los materiales usados en puertos del Mediterráneo
Unos investigadores analizaron la composición de los materiales usados en puertos del Mediterráneo - J.P. Oleson

Descubierto el secreto de los edificios romanos que no se caen jamás

En las construcciones marítimas, usaban un hormigón hecho con piedas volcánicas que reaccionaba con el agua de mar y generaba fuertes cristales en su interior

MADRIDActualizado:

(La historia completa en el blog De bacterias y batallas). A partir del año 2002, el arqueólogo canadiense John Peter Oleson recorrió las ruinas de los puertos y diques romanos del Mediterráneo. Allí descubrió que el hormigón que usaron los ingenieros de la Antigua Roma en las construcciones marítimas estaba hecho con piedras volcánicas ligeras, tobas y puzolanas, recogidas en la bahía de Nápoles.

La receta de este hormigón, que es más duradero que el hormigón que se elabora con cemento moderno, se ha perdido. Pero recientemente, una investigación ha analizado el interior de este material con modernas técnicas y ha descubierto dos minerales que explican por qué el hormigón romano es tan duro. Parece ser que a medida que el agua de mar se filtra en el hormigón, se produce una reacción con las rocas volcánicas de la mezcla que genera unas estructuras cristalinas muy sólidas. Los investigadores trabajan ahora en reproducir la receta y usar este hormigón en la actualidad. (La historia completa en el blog De bacterias y batallas).