El ministro Grande-Marlaska, en el Oratorio

Fotos: ANTONIO VÁZQUEZ