San Nicolás y sus pasajes, en Ámsterdam
San Nicolás y sus pasajes, en Ámsterdam - Sint in Amsterdam

SAN NICOLÁSEl Santa Claus holandés cambia sus «esclavos negros» por nobles españoles del XVI

Según la leyenda, San Nicolás vive en España y viaja cada año en un barco a los Países Bajos. Sus pajes, los Pedritos, vestían un disfraz de niños esclavos negros, que ahora quiere cambiarse por otro de inspiración española

ÁMSTERDAMActualizado:

San Nicolás y su ayudante, Pedro, llegan este año a Holanda con una nueva polémica en torno a la apariencia del paje, cuyo disfraz estará inspirado en la nobleza española del siglo XVI, en lugar de en su tradicional atuendo de niño esclavo con labios rojos y la cara pintada de negro.

«El debate sigue abierto, pero es de celebrar que Pedro abandone la etiqueta de 'negro' y los estereotipos relacionados con los negros. La gente nos llama 'Pedros' y nos dicen que somos esclavos por culpa de los estigmas de esta tradición», dijo a Efe Jerry Afriyie, activista holandés contrario a esta figura.

Considera que estos cambios«llegan después de más de un siglo intentando explicar a las organizaciones lo que supone que Pedro tenga la cara pintada de negro» y lamentó que «muchos culpen ahora a los negros de cambiar una tradición y no entiendan el daño» que ésta hace.

Sin embargo, otros activistas aplauden el cambio, pero entienden que inspirarse en la nobleza española del siglo XVI es cometer otro «error», porque no se tiene en cuenta que en aquella época había en España unos 58.000 esclavos «propiedad» de esos mismos nobles.

«Es importante no sustituir una cosa incorrecta por otra igual. Los niños acabarán aplaudiendo a la nobleza (española) de la época», advirtió la Plataforma Holandesa contra la Esclavitud (LPS).

Según la leyenda, el legendario San Nicolás (Sinterklaas, en neerlandés) vive en España y viaja cada año en un barco a algún puerto de los Países Bajos. Llega acompañado de sus asistentes, Pedritos (Zwarte Pieten) y el caballo blanco Amerigo. El desembarco de este patrón de los marineros es este fin de semana y, a diferencia de Santa Claus, que baja en persona por la chimenea para dejar los regalos, San Nicolás delega esa labor en sus asistentes, los Pedritos.

San Nicolás, personaje central de la Navidad en los Países Bajos
San Nicolás, personaje central de la Navidad en los Países Bajos

El aspecto de estos pajes ha provocado una gran polémica durante el último siglo, pues los detractores de Zwarte Piet consideran que su imagen promueve el racismo.

«Cuando nos fijamos en obras de arte de la época, vimos que los ricos de Ámsterdam vestían a los niños negros con trajes y los entregaban como regalos. Había que cambiar eso», explica la portavoz de la organización Sint in Amsterdam (SSIA), Pam Evenhuis, en una carta al Ayuntamiento.

Al crear el nuevo vestuario de Pedro, y para no alterar el origen de esta tradición, el equipo de diseño miró a España, donde nace el mito holandés de Sinterklaas

Al crear el nuevo vestuario de Pedro, y para no alterar el origen de esta tradición, el equipo de diseño miró a España, donde nace el mito holandés de Sinterklaas: examinaron varias pinturas, grabados y dibujos de nobles españoles y los utilizaron como inspiración para los nuevos trajes.

Se eliminará cualquier referencia a estereotipos negros y ofensivos de la figura de Piet, por lo que tampoco usará maquillaje negro, aretes, pelo encrespado ni se pintará labios rojos de gran tamaño.

«Ya no se presentará como un personaje tonto, torpe y con acento caricaturesco. Pedro estará manchado porque se arrastra por las chimeneas para llegar hasta los zapatos y llenarlos de regalos», explica la organización de San Nicolás en Rotterdam.

La presidenta de la plataforma ciudadana LPS, Barryl Biekman, instó a reconsiderar la decisión y anunció que planea informar de la situación al Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) de la ONU, que ya reprendió en una ocasión a Holanda por pintar de negro la cara de sus pajes.

Aunque la ciudad de Ámsterdam, junto con La Haya y Rotterdam, hayan adoptado estas novedades, la gran mayoría de municipios holandeses se apegan al nombre de «Zwarte Piet» y a su cara pintada de negro, porque consideran que cambiarlo afectaría innecesariamente a la "esencia" de una tradición holandesa.