Iluminación navideña en el centro de París
Iluminación navideña en el centro de París - PILAR ARCOS

Diez razones por las que siempre nos quedará París (también en Navidad)

La capital francesa es buen destino en cualquier época del año, pero brilla aún más durante estas semanas de diciembre

Actualizado:

Más de 83 millones de turistas viajaron a Francia, el destino más visitado del mundo, durante 2016. La mayoría de ellos pasaron por París. La ciudad del Sena se va recuperando tras el descenso de visitantes provocado por la actividad terrorista. París tiene mucho que ofrecer especialmente estos días festivos. Estos son 10 de sus principales atractivos navideños, aunque hay muchos más.

[Te interesará: Once secretos de París que quizá aún no conozcas]

1. La Gran Noria

La Gran Noria y una de las fuentes de la Plaza de la Concordia
La Gran Noria y una de las fuentes de la Plaza de la Concordia - PILAR ARCOS

Por su tamaño, se ve desde muchos puntos de la ciudad. La Gran Noria (Grande Roue) está en la Plaza de la Concordia, donde se instaló la guillotina durante la Revolución Francesa, y cobra especial relevancia cuando, al atardecer, se encienden sus luces con los colores de la bandera nacional.

Mide 65 metros de diámetro y tiene 42 cabinas. Se instaló por primera vez para recibir al año 2000 y desde entonces se ha erigido cada Navidad, pero este es su último año, pues el Ayuntamiento ha decidido que no se vuelva a instalar. Mientras tanto podemos subir de 11 de la mañana a 12 de la noche hasta mayo del año que viene.

2. El árbol de las Galerías Lafayette

Árbol gigante en la cúpula de las Galerías Lafayette
Árbol gigante en la cúpula de las Galerías Lafayette - PILAR ARCOS

Ya es tradicional que las Galerías Lafayette, además de sus escaparates navideños, instale un gran árbol de Navidad dentro de la cúpula art-decó de 42 metros de altura de hierro y cristal en su edificio principal (40 Boulevard Haussmann).

Este año el árbol tiene más de 20 metros de altura y es una estructura piramidal recubierta de globos metálicos de formas y colores muy variados.

Durante estos días, las Galerías programan una serie de actividades dedicadas a niños y no tan niños, entre las que destaca un taller lúdico bautizado como «Always Someone Asleep and Someone Awake» que invita a mirar de manera diferente las codificaciones y lenguajes asociados a las fiestas y conmemoraciones del ser humano.

3. Iluminación de las calles

Árboles iluminados en el centro de París
Árboles iluminados en el centro de París - PILAR ARCOS

Desde principios de diciembre, el Ayuntamiento de París (no olvidemos que también se le conoce como la «Ville Lumière», Ciudad Luz) ilumina unas 125 calles. En total se han instalado un millón de bombillas colocadas principalmente en los árboles y encendidas desde las cinco de la tarde hasta las 2 de la madrugada. La mayoría se mantendrán hasta mediados de enero.

Son bombillas LED con un bajo consumo de electricidad. Se calcula que todas ellas gastan lo mismo que una familia parisina de cuatro miembros.

Un poco antes, en noviembre, los escaparates y las fachadas de las mejores tiendas y almacenes (Galeries Lafayette, Printemps, BHV) se engalanaron con luces y decoración festiva.

4. Christian Dior

Exposición de Christian Dior en el Museo de Artes Decorativas
Exposición de Christian Dior en el Museo de Artes Decorativas - PILAR ARCOS

El Museo de Artes Decorativas es un lugar que hay que visitar, como se dice ahora, sí o sí. Pero es que este año, además de su interesantísima exposición permanente, alberga en unos 3.000 m² otra que conmemora los 70 años de la casa Christian Dior. Allí podemos ver el universo de su fundador y el de los modistos de renombre que le sucedieron: Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano, Raf Simons y, muy recientemente, Maria Grazia Chiuri. Más de 300 vestidos de alta costura, ilustraciones, croquis, fotografías, cartas, manuscritos, sombreros, joyas, bolsos, zapatos, frascos de perfume...

Hasta el 7 de enero.

5. Restaurantes flotantes

Restaurante flotante de Bateaux Parisiens
Restaurante flotante de Bateaux Parisiens - PILAR ARCOS

Los barcos turísticos del Sena (Bateaux Mouches, literalmente Barcos Moscas) en principio, y como las bicicletas, se hicieron para el verano, pero debidamente acondicionados sirven perfectamente para una excursión invernal.

Bateaux Parisiens es una de las empresas que se dedican a ello. Confortables restaurantes flotantes con amplios ventanales que permiten contemplar París y atravesar algunos de sus 37 puentes.

Partiendo de la Torre Eiffel, se avanza por la Rive Gauche (Margen Izquierda), se bordea la isla de la Cité, Notre Dame, se gira en la isla de San Luis y se regresa por la Rive Droite (Margen Derecha). Todo muy despacito (2 horas y 15 minutos) para que de tiempo a cenar y hacer fotos tranquilamente.

Actuaciones en directo, wifi gratis, instalaciones adaptadas para personas con movilidad reducida.

6. El Sol Naciente de Monet

«Impression, soleil levant» (Impresión, sol naciente) de Claude Monet.
«Impression, soleil levant» (Impresión, sol naciente) de Claude Monet.

Hay quien dice que el Museo del Louvre bien vale una visita solo por la Gioconda de Da Vinci, son unos exagerados. Como también lo son los que creen que ir al Museo Marmottan se justifica solo por «Impression, soleil levant» (Impresión, sol naciente) de Claude Monet.

Es verdad que en este pabellón de caza cerca del Bois de Boulogne se encuentran un centenar de obras impresionistas de Claude Monet, Berthe Morisot, Edgar Degas, Édouard Manet y Pierre-Auguste Renoir, pero entre todas ellas destaca (con luz tenue pero profunda) la de ese increíble amanecer de Monet que ha dado nombre a todo un estilo pictórico, el impresionismo.

Hasta el 14 de enero.

7. Autobús turístico

Autobús turístico de Open Tours Paris en la Avenue Montaigne
Autobús turístico de Open Tours Paris en la Avenue Montaigne - PILAR ARCOS

En invierno en París hace mucho frío, no lo neguemos, pero el auténtico turista está dispuesto a soportarlo y lo soporta. Una prueba definitiva son los «bus à impériale» (autobuses de dos pisos) cuando el superior está descubierto. Hay varias empresas y ofrecen diferentes opciones. Una de ellas es Open Tours Paris que dispone de un recorrido nocturno para ver el París navideño iluminado. Los más comodones pueden quedarse en el piso de abajo (cerrado) o subir al superior y acurrucarse bajo una manta y con una bebida caliente. Pero la mayoría preferirá ir de pie soportando la brisa (es un decir) parisina, con los dedos fresquitos sin guantes para poder pulsar bien los botones de la cámara. El lado bueno de los frecuentes atascos de tráfico es que con el autobús parado se pueden tomar mejores fotos.

Hora y media que no dejará a nadie indiferente.

8. Versalles

Salón de los Espejos del Palacio de Versalles
Salón de los Espejos del Palacio de Versalles - PILAR ARCOS

Otro «imperdible» es Versalles. A 22 km. de París, esta ciudad fue capital del reino de Francia desde finales del siglo XVII y el siglo XVIII. Y su palacio fue la sede de la Corte de los reyes Luis XIV, Luis XV, y Luis XVI. Con más de 7 millones de visitantes al año, es uno de los lugares históricos más visitados del mundo.

A los atractivos que presenta en cualquier época del año, hay que añadir que ahora mismo y hasta el 7 de enero se celebra la exposición «Voyage d’hiver» (Viaje de invierno), una peculiar visión del invierno con sus luces «minerales» que tiñen las arboledas de los jardines.

Otra exposición singular es «Visiteurs de Versailles» (Visitantes de Versalles) dedicada a los visitantes oficiales de todo el mundo que llegaron hasta aquí. Desde los embajadores de Siam en 1686, hasta los representantes del Reino Indio de Mysore en 1788.

Estará abierta hasta el 25 de febrero.

9. Castillo de Vaux-le-Vicomte

Abetos de Navidad dentro del Castillo de Vaux-le-Vicomte
Abetos de Navidad dentro del Castillo de Vaux-le-Vicomte - PILAR ARCOS

El Castillo de Vaux-le-Vicomte, es un imponente palacio junto a la ciudad de Maincy, 60 km. al sur de París. Barroco, es uno de los principales castillos de la Región Ile-de-France. Lo mandó construir para su deleite el avispado intendente de finanzas de Luis XIV, Nicolás Fouquet, y cuentan que los celos del rey fueron tales, que el intendente cayó en desgracia y el rey escogió a los mismos arquitectos y decoradores para que le hicieran el palacio de Versalles.

A las suntuosas estancias hay que añadir unas restauradas cabellerizas en las que se encuentra un museo del carruaje, y una cúpula de 25 m. de altura a la que se accede por una estrecha escalera y desde la que se tiene una vista panorámica de 360º sobre la campiña circundante.

Durante estas fechas (Fête Noël), el castillo luce en el exterior del edificio una iluminación propia de las fiestas. Su interior está repleto de motivos navideños especialmente diseñados para que los más pequeños se transporten al mundo onírico de los cuentos. Todas las estancias están decoradas con simulaciones de caramelos multicolores gigantes, pirámides de chocolate, golosinas...

Los motivos navideños permanecerán hasta el 8 de enero.

10. Siempre nos quedará la Torre Eiffel

La Torre Eiffel y el Puente de Iena desde la Avenida de Nueva York
La Torre Eiffel y el Puente de Iena desde la Avenida de Nueva York - PILAR ARCOS

Y por último, aunque hay muchos otros atractivos específicamente navideños de París, no podemos olvidar a la Torre Eiffel, ese extraño y maravilloso «engendro» construido para la Exposición Universal de 1889, que se ha convertido en el icono indispensable de la capital francesa. Desde el autobús turístico, el Bateau Mouche, o simplemente a pie, ofrece un perfil inconfundible.

Con sus 324 metros de altura es el faro de París, no en vano los dos rayos de luz que lanza horizontalmente de noche se pueden ver a 80 km. de distancia. Cuando hay algún acontecimiento puntual, se ilumina con colores alusivos. Una de las últimas veces que lo ha hecho ha sido el 9 de diciembre durante el funeral del cantante Johnny Hallyday (1943-2017). En esta ocasión se vistió con una tenue luz gris de luto mientras lucía un cartel con la escueta frase «Merçy Johnny» (Gracias Johnny).

Durante estos días festivos, coincidiendo con cada hora en punto y durante 5 minutos, de toda su estructura salen ráfagas de destellos de luces blancas.

Y ya saben, dígales alguna cosita a los parisinos en su idioma, que seguramente lo agradecerán. Joyeux Noël!