Cuándo ver este año los cerezos en flor en el Valle del Jerte

Las bajas temperaturas del mes de marzo han retrasado la floración de más de un millón y medio de árboles del norte de Extremadura

Actualizado:

El Valle del Jerte, en el norte de Extremadura, es famoso por la floración de los cerezos en primavera, un increíble espectáculo de más de un millón y medio de árboles que tiñen de blanco las laderas del valle y cuyas flores anuncian la llegada de cerezas y picotas. La floración de los cerezos no se produce todos los años en las mismas fechas ya que depende de las condiciones meteorológicas que haya durante el invierno, aunque lo normal es que sea durante los últimos diez días de marzo y los primeros diez de abril.

Este año, debido a las bajas temperaturas, se ha retrasado la floración, de tal manera que las flores empiezan ahora a brotar. Si las previsiones meteorológicas no cambian, los cerezos jerteños podrían empezar a florecer con fuerza a partir de mediados de esta semana.

El fin de semana del 14 y 15 de abril aún habrá cerezos en flor

Previsiones

Quien acuda este primer fin de semana de abril tendrá flores por la zona de Valdastillas y Navaconcejo. aunque, según informa el Valle del Jerte en supágina oficial, «aún son pocas las flores pero ayudadas por las buenas temperaturas de estos últimos días se espera que salgan bastantes más. Posiblemente para el fin de semana del 7 y 8 de abril ya habrá bastante cantidad en la zona cálida -Valdastillas, Rebollar y Navaconcejo-, pero no sabemos si estarán ya en su plenitud. Para la próxima semana se espera más floración y que las demás zonas vayan floreciendo, el fin de semana del 14 y 15 de abril aún habrá cerezos en flor».

Entre manantiales y aire puro

Siguiendo una tradición familiar de siglos, los cerezos se cultivan artesanalmente en bancales labrados en las altas montañas del Valle del Jerte, entre manantiales y aire puro. Sólo en un entorno único, con un microclima privilegiado, pueden cultivarse las mejores cerezas de España y la Picota del Jerte que es una variedad originaria del Valle. Sólo hay cinco variedades certificadas con la Denominación de Origen Protegida. Cuatro de ellas pertenecientes al grupo de las Picotas del Jerte de características similares: Pico Limón Negro, Pico Negro, Pico Colorado y Ambrunés y la única variedad con pedúnculo llamada Navalinda.

Este tipo de cultivo abancalado, que se transmite de generación en generación, también repercute significativamente en la calidad y propiedades saludables de las cerezas y Picotas. Estos frutos son una fuente de salud puesto que contienen 8 vitaminas, hierro, magnesio y calcio, gran cantidad de antioxidantes y fibra, además de pocas calorías.

Las Picotas del Jerte

Las Picotas del Jerte son un producto exclusivo que se distingue por su sabor y dulzura. Son las únicas que se desprenden del árbol sin rabito, pero hay más características que las diferencian del resto: su textura carnosa y más crujiente, su tamaño de un calibre de menor tamaño - comprende desde los 22 a los 26 milímetros- y su sabor más dulce y su color. Su cultivo natural y su recogida y tratamiento tradicionales multiplican sus propiedades y permiten que lleguen a los mercados en el momento óptimo para el consumo.

Este producto cada vez está más demandado tanto en el mercado nacional como internacional, sobre todo en Alemania y en Reino Unido. El 60 por ciento de la producción de Picotas del Jerte se exporta.