Día Mundial de la Ciberseguridad Cómo evitar el ciberacoso infantil

Las formas más comunes de «ciberbullying» a menores son la difusión de falsos rumores, fotografías humillantes, insultos, exclusión de grupos o con la creación de perfiles falsos que insultan a la víctima

Una joven navega por la red mostrando la facilidad con la que se comete «ciberbullying»
Una joven navega por la red mostrando la facilidad con la que se comete «ciberbullying» - J.V.ARNELAS

ESET España, con motivo del Día Internacional de la Seguridad Informática, se ha unido a las campañas de lucha contra el acoso escolar para proteger a los más vulnerables, los menores, cuando sufren hostigamiento en internet. Para ello ha lanzado una serie de vídeos que pretenden concienciar a la población acerca de esta problemática.

En ellos se recoge el testimonio real de 9 padres con hijos con edades comprendidas entre los 2 y los 15 años. «Jamás nos preguntamos cómo reaccionaríamos ante un caso de ciberacoso y, sin embargo, cualquier persona que tenga hijos está expuesta a pasar por ahí. Por tanto es útil conocer no sólo ciertas recomendaciones para evitar que ocurra si no también saber qué hacer si no hemos podido llegar a tiempo», explica Laura Grau Berlanga, responsable de marketing en ESET España.

«En muchas ocasiones, el ciberacoso llega de forma paralela al hostigamiento en el mundo físico e incluso hay veces en que sólo se produce un acoso digital», afirma Josep Albors, director del laboratorio de ESET España. «Además, el hecho de que muchas veces el niño se encuentre solo frente a la pantalla del ordenador, smartphone o tablet cuando está sufriendo el acoso, hace que los padres o el resto del entorno no se dé cuenta, por lo que es importante estar atento a cualquier cambio de humor e interesarnos por las actividades que lleva a cabo cuando está conectado».

Las formas más comunes de ciberacoso a menores se reparten entre la difusión de falsos rumores, fotografías humillantes –incluso mediante montajes o «memes»-, insultos, exclusión de grupos o con la creación de perfiles falsos que insultan a la víctima. Save the Children, en su informe sobre acoso escolar en España «Yo a eso no juego. Bullying y ciberbullyin en España», afirma que uno de cada diez niños sufre algún tipo de vejación física por parte de compañeros y un 6,9% ha sufrido ciberacoso (lo que supondría unas 82.000 víctimas). La causa es, según la respuesta de la mayoría de los acosadores, simplemente «bromear». De hecho, más de un tercio de los niños encuestados afirma haber recibido insultos en el móvil pero no les han dado importancia.

«Cuando un niño está siendo acosado puede sentir miedo al rechazo en caso de contar lo que le ocurre, por lo que hay que animar a su entorno a denunciar la situación en cuanto la conozca, porque cualquiera puede ser víctima del ciberacoso hoy en día», continúa Albors. «Compartir imágenes denigrantes o insultar en la red es un delito, no es ninguna broma, por lo que no denunciarlo a tiempo supone encubrimiento, así que es mejor contar a los padres o a los profesores cualquier comportamiento amenazador hacia un compañero».

En este sentido, ESET ofrece a padres y profesores los siguientes consejos para evitar, en la medida de lo posible, el ciberacoso:

- Aprende a utilizar internet tal y como lo hace el niño: conoce sus redes sociales favoritas, en qué chats conversa con sus amigos, con qué personas se relaciona y juega online.

- No le hagas sentir culpable por sus comportamientos y empatiza con sus formas de comunicarse con sus amigos recordándole que no comparta información personal, contraseñas o fotos.

-Enséñale a desconfiar en la Red de lo desconocido de la misma manera que lo haces en el mundo físico: que no acepte mensajes de desconocidos y que no abra archivos enviados por personas que no son de su confianza.

- Controla el uso de la webcam para que solo la utilice bajo supervisión de adultos.

- Utiliza una solución de control parental, como ESET Parental Control, para monitorizar su actividad, las aplicaciones que utiliza y durante cuánto tiempo.

- Utiliza internet con él para que tenga siempre confianza a la hora de contar cualquier comportamiento sospechoso que pueda observar.

No olvidéis que ya existe un teléfono gratuito puesto en marcha por el Ministerio de Educación para denunciar y luchar contra el acoso escolar: 900 018 018.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios