RONDA DE INVERSIÓN

Dos millones para llevar la lucha contra la piratería digital a todos los ámbitos

La firma española Red Points recibe una importante inyección económica que le permitirá refozar su apuesta internacional

De izquierda a derecha, Laura Urquizu, Josep Coll y David Casellas
De izquierda a derecha, Laura Urquizu, Josep Coll y David Casellas

Fue en 2011 cuando Josep puso la primera piedra de lo que hoy es Red Points. Han pasado varios años y su apuesta por la lucha contra la piratería y las falsificaciones comienza a extenderse en los negocios. Porque las marcas comerciales están desde hace tiempo en pie de guerra contra el lucrativo pero ilegal negocio que corre el riesgo de volverse crónico. Y, frente a esta situación, se pensó en una solución tecnológica para la protección de contenidos y que, ahora, acaba de recibir una importante inyección económica de 2 millones de euros.

Esta ronda de inversión está liderado por el fondo luxemburgués Mangrove Capital Partners, que anteriormente había apoyado a Skype en sus comienzos o Wix, que ha permitido el desembarco de la operadora móvil FreedomPop. Todo un avance que permitirá a esta compañía española, con sede en Barcelona, iniciar no solo su expansión internacional, sino extender su software a otros ámbitos y sectores, lo que supone una muestra más del giro estratégico que está llevando a cabo. Con gran presencia en el sur de Europa, la «startup» ha comenzado a iniciar su actividad en el mercado norteamericano, que supondrá su gran prueba de fuego. Conquistarlo por fin es el gran objetivo.

«Estamos muy contentos», asegura a este diario Laura Urquizu, consejera delegada de Red Points, que recuerda que solo en 2015 el volumen de falsificaciones alcanzó asombrosas cifras de 1.7 trillones de dólares a nivel mundial, una situación que las principales marcas de todos los sectores aspiran a corregir. Con la tecnología como parte de la solución, la idea es frenar esta lacra que, para la directiva, supone «una mancha de aceite que se va extendiendo» y un importante perjuicio en las cuentas de resultados.

Lo que hace la solución de la firma catalana es proporcionar a las diferentes marcas un puntero y precio seguimiento del rastro que dejan sus productos en internet. Una vez localizados, el software se encarga de informar y eliminar los contenidos que vulneran los derechos de autor.

«Los niveles de piratería son increíbles, estamos en un 58% en sectores como los libros. De hecho, el 81% de los contenidos que se consumen en internet son ilegales», recala a ABC por su parte Josep Coll, fundador y presidente de esta compañía que basa su negocio en el modelo SaaS, es decir, software como servicio. «La entrada de Mangrove nos ayudará a completar nuestro sueño, crear el mejor equipo de lucha antipiratería digital del mundo».

En su opinión, actualmente la copia falsificada se está extendiendo a cualquier producto. Por esta razón -dice- Red Points ha ido siguiendo este camino y adecuándose a las circunstancias. «Desde hace un año hemos extendiendo la protección a todos los clientes de marcas y productos. El fenómeno va cada día a más», sostiene.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios