Top

CRONOLOGÍA

Así ha cambiado el iPhone en su historia

Apple presenta su nuevo dispositivo estrella, el iPhone 7, que supone una evolución respecto a su predecesor

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
Navegue usando los números

iPhone original

El iPhone original, presentado hace ya ocho años (que se dice pronto), ahora parece un teléfono móvil primitivo, pero en su momento cosiguió captar la atención del mundo y convertirse en el dispositivo electrónico más deseado del momento. Lo hizo. Hoy en día, con el iPhone 6S como el terminal más actual de Apple en el mercado, nadie duda de su poder de concentración. Es el móvil más vendido del mundo y supone el pilar principal de los ingresos económicos de la compañía de Cupertino.

Pero tuvo un comienzo, una primera vez. El teléfono que lo cambió todo apareció de la mano del malogrado Steve Jobs un 27 de junio de 2007. Solo se comercializó en el mercado norteamericano. Tal vez una estrategia muy meditada de cara a generar la necesidad y expectación. La compañía de la manzana supo encajar todas las piezas para parir un sensacional invento de pantalla multitáctil capacitiva (¡de 3.5 pulgadas!) que se manejaba a las mil maravillas con los dedos. Ya había anteriormente teléfonos táctiles y aplicaciones, pero no al nivel conseguido por Apple.

Aquel primer terminal incorporaba una cámara de 2 megapíxeles y, en su interior, se encontraba un procesador Samsung S5L8900 con una memoria RAM de 128 MB, que comparado con las prestaciones de los modelos más avanzados del mercado pareciera insultante. Su capacidad se quedaba en 8 y 16 GB. Su resolución era 320 x 480 píxeles, una cifras que quedan muy lejos de algunos modelos existentes en la actualidad.

iPhone 3G

Mejorado técnicamente, este modelo, el iPhone 3G, fue el primero en venderse fuera de las fronteras norteamericanas. Llegó un año después, en 2008, y su estética era muy similar a la anterior versión, con los bordes redondeados y el mismo tamaño de pantalla, unas 3.5 pulgadas.

Una de las novedades fue que incorporaba conectividad 3G. Hoy en día el 4G está muy extendido y las primeras pruebas del 5G han comenzado. En su interior, se alojaba un chip Samsung S5L8900 con una memoria RAM de 128 MB y una capaciad de almacenamiento de 8, 16 y 32 GB, otra de las mejoras respecto a su predecesor.

iPhone 3GS

A partir 2009, año en que desembarcó el iPhone 3GS, se puede acceder a la búsqueda a la izquierda en la pantalla inicial, permitiendo localizar música, vídeos, aplicaciones, correos electrónicos, contactos y archivos similares. Todo un avance en aquellos años.

El terminal, del que se aumentó la velocidad de potencia, incorporó la versión de sistema operativo iOS 3. Esta plataforma integraba determinados servicios. Apareció «Voice Memos» (grabadora de voz), el envío de MMS, una brújula y la posibilidad de copiar y pegar, así como la mejora del navegador GPS y la funcionalidad de grabar vídeos y editarlos de forma básica y sencilla. Todo un éxito que vendió en su primer fin de semana a la venta un millón de unidades.

iPhone 4

Este es el modelo que podría definir al telefono actual por su diseño y se convirtió en uno de los de mayores ventas en toda su trayectoria. Llegó en 2010. Tenía una carcasa poligonal con una parte frontal y trasera planos realizados en vidrio sobre un chasis de acero.

Aquel iPhone 4, uno de los mejores modelos presentados por la compañía, ha sido uno de los mayores puntos de inflexión en cuanto al diseño del teléfono. Ofrecía una cámara de 5 megapíxeles con grabación HD y un procesador A4 a una velocidad de 1 Ghz apoyado por una memoria RAM de 512 MB. Además, se incorporó el flash en la cámara de fotos.

Además de la multitarea, esta versión del sistema operativo con el que debutó permitía los fondos personalizados y se produjo la introducción de aplicaciones como iBook o iMovie. También apareció el GameCenter, que permite usar juegos multijugador, guardar logros y ver tablas de clasificaciones.

iPhone 4S

El iPhone 4S se presentó un 4 de octubre de 2011, un día antes de conocerse el fatal desenlace de Steve Jobs. Aquel terminal añadió el sistema de reconocimiento de voz Siri y una potente cámara de 8 megapíxeles con cinco lentes, que pese a los números sigue siendo captando fotos de alta calidad.

Su éxito fue rotundo e incuestionable. Aún, por nostalgia y porque funciona perfectamente, muchos usuarios continúan utilizándolo. Eso sí, los cambios fueron escasos respecto sl anteriormente, casi insignificantes, aunque se daba un gran salto en su cámara, que llegaba ya hasta los 8 megapíxeles. Aquel modelo incorporaba un chip A5 de doble núcleo a una frecuencia de 1 Ghz. Más potencia para una versión evolucionada.

iPhone 5

Esta versión supuso otro cambio importante. El iPhone 5 (2012), con una pantalla más grande que su antecesor, con 4 pulgadas, que continuó con la versión 5S, que llegó la temporada anterior.

En esta ocasión, salvo algunos detalles, se añadieron, por ejemplo, Passbook, el administrador de tarjetas, cupones y entradas a eventos. Se introdujo un sistema de mapas propio, que generó algunos problemas por su rivalidad con Google. El asistente de voz Siri comenzó a hablar español.

En cuanto a su construcción, se fabricó el aluminio y cristal. Era más ligero y delgado que el modelo anterior. La resolución de su pantalla era de 1.136 x 640 píxeles. El teléfono estuvo disponible en 16, 32 y 64 GB de almacenamiento. Además, se incorporó el sistema de carga Lightning.

iPhone 5S (y la llegada del iPhone 5C)

Con este modelo, Apple comenzó a disgregarse, a optar por otro modelo de venta y apostar por otro tipo de público. Aparieron dos versiones, el iPhone 5S y el iPhone 5C, este último del que se había rumoreado que sería «low cost». Una de las grandes novedades del gama alta fue la instalación del sensor biométrico Touch ID y un procesador de 64 bits, como los ordenadores de sobremesa, lo que le confirió una potencia impresionante. Fue la primera vez que un móvil contenía un chip de este tipo.

El iPhone 5S, en comparación con el iPhone 5 (que dejó de fabricarse), era prácticamente igual a simple vista. Pero, como suele suceder cuando Apple le añade una «S» a su colección, había que fijarse mucho para apreciar las dos únicas diferencias visibles. La primera de ella fue el botón de Home, ubicado en la parte inferior de la pantalla. Ese botón estaba rodeado por un anillo de zafiro y permite, entre otras cosas, desbloquear el móvil al tocarlo con el dedo.

La segunda diferencia está en la parte posterior del móvil. Era el flash. En el iPhone 5S, el flash es más alargado debido a que es doble. Había más diferencias, pero internas. El iPhone 5S introdujo aquí un mejor procesador, el A7.

iPhone 6 (y la llegada del iPhone 6 Plus)

El pasado año, Apple introdujo dos nuevas versiones del teléfono móvil, iPhone 6 y iPhone 6 Plus, pero a diferencia de la temporada anterior, en esta ocasión el tamaño era el quid de la cuestión. El primero era de 4.7 pulgadas, mientras que el segundo ha coqueteado con el formato «phablet» hasta llegar a las 5.5 pulgadas, un tamaño que tiene gran acogida en los mercados asiáticos. Tal ha sido su impulso que China y otros países asiáticos se ha convertido en su principal punto de venta.

Aquellos terminales incorporaron los procesadores A8 con arquitectura 64 bits y un coprocesador M8, pensado para el mejor rendimiento de los servicios y aplicaciones de fitness, cada vez más presentes en los «smartphones». El modelo pequeño cuentaba con una resolución 1.238 x 750 (320 ppp). Además, y como una de las novedades, incorporó un barómetro.

Entre otras características destacadas se encontraban las cámaras, más potentes, hasta llegar a 8 megapíxeles, y un sistema de autoenfoque el doble de rápido que el del iPhone 5S, así como un sistema de estabilización de la imagen para impedir las fotografías borrosas. Estos modelos incorporaron un sistema para realizar pagos móviles, Apple Pay.

iPhone 6S (y iPhone 6S Plus)

El pasado año, la compañía tecnológica Apple trajo sus modelos iPhone 6S y el iPhone 6S Plus, que incorporan la innovadora tecnología 3D Touch, que ha abierto la puerta a una nueva forma de interactuar con las pantallas mediante la presión táctil, la posibilidad de grabar en resolución 4K y tomar fotos que se convierten en breves vídeos.

Estos teléfonos, a diferencia de los anteriores, son capaces de responder a la presión que se ejerce sobre su pantalla, lo que crea una serie de ventanas de acceso directo a contenidos sin tener que abrir una aplicación de forma tradicional. Así, al mantener el dedo sobre un correo electrónico el teléfono abre el mensaje automáticamente para una rápida lectura.

Ese mismo sistema hace que al mantener presión sobre un enlace se abra una ventana del navegador Safari que muestra ese contenido y, si se hace lo mismo sobre una hora en un mensaje, se activa el calendario.

En cuanto a otras prestaciones interesantes destacan sus cámaras de 12 y 5 megapíxeles, trasera y frontal, respectivamente, con capacidad de grabar en ultra alta definición o 4K (cámara frontal). Con 2 GB de memoria RAM y procesadores A9 (acompañados del coprocesador M9), estos iPhones, que estrenaron la versión iOS 9, contienen capacidades de 16, 64 y 128 GB

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios