Captura de algunos experimentos con AR Core de la firma americana
Captura de algunos experimentos con AR Core de la firma americana - GOOGLE

Google apuesta por la realidad aumentada con AR Core, su nueva plataforma para recortar distancias con Apple

El gigante de internet anuncia su propia plataforma para generar contenidos inmersivos para Android mostrando un enorme potencial aunque solo estará disponible para un limitado catálogo de dispositivos

MADRIDActualizado:

La realidad virtual era el futuro. No tan rápido, vaquero. Se han hecho muchos esfuerzos y hay numerosas empresas implicadas. Pero el potencial de la realidad aumentada, que propone la superposición de objetos virtuales sobre un entorno real, es enorme. Lo han demostrado Apple con su plataforma ARKit, cuyos primeros experimentos muestran sus increíbles potencialidades. Google, ahora, y visto ese impacto por parte de la firma de la manzana, ha decidido responder a la embestida con su propia plataforma, ARCore, que estará disponible para los dispositivos basados en Android.

Anunciado de manera inesperada, el gigante de internet hace un parón con su proyecto Tango porque, a diferencia de este, no quiere de un hardware específico. Es decir, el nuevo modelo permite crear los objetos virtuales y presentarlos en la pantalla del dispositivo móvil gracias a la cámara del terminal. La realidad aumentada ha sido una de las tecnologías que más empeño había puesto Google. Sin ir más lejos, en 2013, ya contaba con sus recordadas y fracasadas Glass, pero la iniciativa acabó en saco roto y ha acabado como una herramienta para un entorno laboral.

Con Tango, tan solo unas pocas firmas como Asus han querido potenciar esta tecnología, pero se ha visto sobrepasada por el último en llegar, Apple, que incorporará la realidad aumentada en su próximo iPhone, previsto para debutar este mismo septiembre. El kit de desarrollo de software (SDK) de AR Core permitirá, así, crear objetos animados fácilmente para poder integrarlos en la pantalla.

Este modelo se aprovechará de dos elementos, de las prestaciones de los sensores fotográficos actuales y de la potencia de procesamiento de los móviles más avanzados. Así, el uso de la cámara permitirá observar el entorno (una habitación, por ejemplo) y los puntos de luz para determinar la posición y orientación de cara a «colocar» los objetos virtuales con precisión y mayor realismo. También puede detectar superficies horizontales utilizando los mismos puntos que utiliza para el seguimiento de movimiento. Entre algunos experimentos ya propuestos destacan la superposición de maquetas sobre el suelo o la aparición de personajes animados sobre un objeto en particular.

Desde que apareciera el fenómeno de «Pokémon Go» el pasado año, el interés por esta tecnología no ha hecho más que despegar. Incluso Microsoft también ha puesto su granito de arena con el software Windows Reality Mixed, aunque con un enfoque más transversal entre ambas realidades y que tiene como principal exponente sus gafas HoloLens.

El proyecto de Google es ambicioso, pero da la sensación de estar forzado y ser limitado. Recortar la distancia que le separa en estos momentos de Apple es tarea complicada. Porque pese a que Android ya está presente en más de dos mil millones de dispositivos, AR Core estará abierto al desarrollo de servicios y aplicaciones únicamente para los teléfonos de la familia Pixel y los Galaxy S8 de Samsung. Que se abra camino en corto plazo se intuye, por el momento, difícil. La firma americana han avanzado, sin embargo, que ya ha empezado a contar con el apoyo de otras marcas como Asus, LG o Huawei. El reto de Google, por tanto, es llevar la realidad aumentada a todos los públicos.