Tecnología - Hardware

Más leña al fuego: Samsung certificaba sus propias baterías

Se trata de una práctica poco común en la industria de los dispositivos móviles

Detalle de un dispositivo Note 7 de reemplazo
Detalle de un dispositivo Note 7 de reemplazo - REUTERS

Se abre una nueva página negra en la relato de una de las mayores empresas de tecnología de consumo del mundo. Mientras que aún se desconocen aún las causas de problemas técnicos de uno de sus terminales estrella, el Note 7, que tuvo que retirarse recientemente para evitar más casos de incendios entre sus propietarios, el gigante surcoreano Samsung era el encargado de certificar la seguridad de sus propias baterías, una práctica poco común en la industria y que le diferencia de otros fabricantes de teléfonos móviles inteligentes.

La garantía de seguridad realizada sobre las pilas utilizadas en sus dispositivos móviles provenían de sus propios laboratorios de investigación que tiene desplegado en su sede, según «The Wall Street Journal». Normalmente, los fabricantes de este tipo de aparatos electrónicos necesitan una aprobación por parte de alguno de los 28 laboratorios certificados por la CTIA, organización encargada de examinar los productos relacionados con la telefonía y otros dispositivos móviles.

Las pruebas realizadas deben garantizar así el debido cumplimiento de la normativa estándar establecida por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos para poder comercializar sus productos en el mercado norteamericano. Sin embargo, Samsung es el único fabricante que utiliza sus propias instalaciones para llevar a cabo esta verificación. Esta situación ha puesto de relieve las sospechas acerca de una posible omisión en seguridad durante el proceso de fabricación de las baterías.

Samsung ha asegurado, por su parte, que las pruebas realizadas de manera interna no revelaron problemas en los Note 7, que tuvo que se retirado de los mercados en donde se puso a disposición (entre ellos, España) por registrarse casos de ignición. Apple, Huawei, Lenovo o Nokia son algunas firmas que cuentan con certificados de seguridad expedidos por CTIA. Tras este suceso, que puede generar pérdidas de 10.000 millones de dólares a la compañía, Samsung aseguró recientemente que hará «cambios significativos» para garantizar la calidad de sus productos.

Mientras se aclaran los problemas, el Gobierno de Corea del Sur ha iniciado su propia investigación para hallar las causas de las igniciones de los Note 7. El Laboratorio de Pruebas de Corea (KTL, de sus siglas inglesas), un organismo estatal, está trabajando con cinco aparatos afectados en el país asiático facilitados por Samsung Electronics desde el jueves, indicaron fuentes de la industria a la agencia Yonhap.

Por ahora, y para evitar más problemas, Samsung ha anunciado que ofrecerá teléfonos de reemplazo a los usuarios del citado terminal con vuelos internacionales desde Corea del Sur, después de que EE.UU. y otros países prohibieran el dispositivo en los aviones. «Hemos abierto un mostrador en el Aeropuerto Internacional de Incheon para que los usuarios puedan cambiar su Note 7 por un terminal de otro modelo», indicó a Efe un portavoz de la empresa con sede en Seúl, sin especificar si esta medida se ampliará a aeropuertos en otros países.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios