Madrid - Plan B

Pedro Iturralde: medio siglo de jazz flamenco

El músico inaugura este lunes una semana de conciertos en el mítico Café Central

Pedro Iturralde
Pedro Iturralde - MAYA BALANYÀ

Hace 50 años que Pedro Iturralde (Falces, Navarra, 13 de julio de 1929) publicó el rompedor álbum «Jazz Flamenco». Desde entonces su saxofón y su clarinete se muestran incombustibles haciendo vibrar como el primer día a los amantes de la buena música. Prueba de ello son los siete conciertos que, desde hoy y hasta el próximo domingo, dará en el Café Central –Plaza del Ángel, 10– junto a su cuarteto. Una semana de jazz con el maestro como protagonista que pondrá en valor la fusión de raíces que nació en la década de los setenta y que hoy, a sus 88 años, defiende sobre el escenario con el mismo ímpetu que entonces.

Mariano Díaz, al piano; Richie Ferrer, con el contrabajo; y la batería de César Frías completan el cartel de este templo del jazz donde grabó en 1994 uno de sus álbumes reeditados: «Una noche en El Central». «Pedro Iturralde es la esencia del jazz en nuestro país, el primero en descubrir, el primero en enseñar. Sus interpretaciones del flamenco siguen siendo una referencia para cualquier intento de fusionar la música que se considere purista en ambos campos», consideran desde esta sala madrileña.

Una cátedra jazzística

El vínculo del artista navarro con la capital es indiscutible. En ella creció como músico nocturno, tocando velada tras velada en clubes como el Whisky & Jazz. Su lucha por lograr el reconocimiento del jazz como un estilo fundamental ha sido incesante en los escenarios, pero también en las aulas. Madrid fue también la ciudad en la que defendió e impulsó su género desde la cátedra del Real Conservatorio Superior de Música, la primera en toda España. Un lazo tan fuerte como el que desarrolló con el alma flamenca que sale con fuerza de su saxo desde que en 1967 actuara junto a Paco de Lucía en Festival de Jazz de Berlín. Aquella cita marcó un antes y un después en el jazz patrio.

En los años 70 una beca en el Berklee College of Music de Boston terminó de despertar al genio que llevaba dentro y que le había hecho subirse a los escenarios desde los 9 años. Ocho décadas más tarde, el curriculum de esta leyenda viva es deslumbrante. Ha compartido cartel con figuras de la talla de Tete Montoliú, Donald Byrd, Lee Konitz, Gary Burton, Hampton Hawes o Gerry Mulligan. Junto a Montoliú es el jazzman más laureado dentro y fuera de España. En 2009 recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes después de que la Academia de la Música le concediera en 2007 el «Premio a toda una vida».

«No es necesario referir los merecidos homenajes a Pedro ni su presencia en el ámbito del jazz internacional, del cine, de la moda en aquellos no tan abiertos años, pero nunca falta constatar la intención de muestra y de enseñanza que solo un grande como Iturralde ha pretendido», aseguran desde el escenario madrileño que hoy verá subirse al genio en la primera de sus actuaciones programadas para esta semana.

Un templo de buena música

«Cada concierto es un brote de lo que puede aportar para el desarrollo personal del mundo de la música. No hay swing sin conocimiento», concluyen desde el Café Central sobre Iturralde. Este espacio está también de celebración. El mítico local madrileño cumple este 2017 su 35 aniversario después de que la sombra del cierre planeara sobre él hace dos años. La historia del Central sigue tan viva como la música que se da cita en él todos los días de la semana. Por allí, además de Pedro Iturralde, han pasado pianistas de la talla de Randy Weston, el fallecido George Adams –la primera gran figura internacional que se se subió a su escenario– o Chano Domínguez, uno de los herederos del espíritu flamenco del jazz.

Toda la actualidad en portada

comentarios