El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, en Ucrania
El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, en Ucrania - AFP

Ucrania se encomienda a Tillerson mientras Trump llama a trabajar «constructivamente» con Rusia

«Es necesario que Rusia dé el primer paso a favor de la distensión de la situación en el este de Ucrania», ha señalado el secretario de Estado norteamericano

Corresponsal en MoscúActualizado:

Ha sido providencial que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, se encontrara este domingo en Kiev en el momento en el que su jefe, el presidente Donald Trump, llamase a través de Twitter a trabajar de forma «constructiva» con Rusia. De no haber sido así, es muy probable que el desánimo se hubiera apoderado de las autoridades ucranianas.

Nada más regresar a Washington, después de participar en la cumbre del G-20 en Hamburgo, Trump escribió en Twitter que ha llegado el momento de actuar «constructivamente» con Moscú, ya que su homólogo ruso, Vladímir Putin, «negó vehementemente», durante la primera reunión que ambos mantuvieron en Alemania el viernes, haber interferido en los comicios celebrados en Estados Unidos el año pasado. En otro tuit, el jefe de la Casa Blanca asegura, no obstante, que pese a todo es todavía pronto para hablar de una suavización de las sanciones impuestas a Rusia «hasta que los problemas sirio y ucraniano estén resueltos».

Esta puntualización de Trump y la presencia de Tillerson en la capital ucraniana, en su primer viaje oficial a ese país, tranquilizaron al presidente Piotr Poroshenko. Precisamente, el actual viaje del secretario de Estado norteamericano a Ucrania, tras el G-20, pretende dejar claro a Kiev que Washington les sigue apoyando ante los desmanes de Moscú. El jefe de la Diplomacia norteamericana reiteró que su país aboga por el restablecimiento de la integridad territorial de Ucrania, lo que implica devolver Crimea y el control sobre las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk.

Durante la rueda de prensa conjunta que Tillerson y Poroshenko ofrecieron hoy, el primero anunció haber nombrado a Kurt Volker como representante especial de Estados Unidos para el conflicto en Ucrania. De esta manera, Washington se incorpora a los esfuerzos que ya vienen realizando en esa dirección Alemania y Francia, países que junto con Rusia y Ucrania forman el «cuarteto de Normandía».

El secretario de Estado dijo que «la falta de avances en el cumplimiento de los acuerdos de Minsk», suscritos en febrero de 2015 con el objetivo de poner fin a la guerra en el este de Ucrania y acabar con la sublevación separatista, es lo que les ha empujado a nombrar un emisario para «acelerar el avance hacia un arreglo».

«Es necesario que Rusia dé el primer paso a favor de la distensión de la situación en el este de Ucrania, en particular en lo relativo al alto el fuego y a la retirada del material militar», señaló también Tillerson. Según sus palabras, «Rusia debe utilizar su influencia sobre los separatistas». El jueves en Varsovia, Trump exigió a Rusia que deje de «desestabilizar» a Ucrania y a otros países del este de Europa.

Por su parte, Poroshenko insistió en que su país no comenzó la guerra, sino que «fue planeada y desatada por Rusia, y por tanto en Moscú están la claves para un arreglo pacífico». «Uno de los resultados cruciales de nuestra reunión -con Tillerson- es que hemos acordado un algoritmo de trabajo conjunto para impulsar el proceso de paz», afirmó el presidente ucraniano.

Los acuerdos de Minsk consiguieron reducir el nivel de violencia, pero no acabar totalmente con la guerra. Los enfrentamientos armados se producen prácticamente a diario así como el goteo de muertos y heridos, tanto entre los beligerantes como entre los civiles. Según la ONU, desde el comienzo del conflicto, en abril de 2014, son ya más de 10.000 las que han perdido la vida en el este de Ucrania.