Manifestación en Turquía el pasado mes de julio contra el juicio a los periodistas del diario Cumhuriyet
Manifestación en Turquía el pasado mes de julio contra el juicio a los periodistas del diario Cumhuriyet - EFE

Turquía ordena la detención de otros 35 periodistas

Entre ellos se encuentra Burak Ekici, director de uno de los pocos periódicos opositores que todavía se imprimen en el país

Corresponsal en EstambulActualizado:

La purga continúa. Ha pasado más de un año desde el fallido levantamiento militar, pero la lista de supuestos golpistas no deja de aumentar. La Fiscalía de Estambul ha emitido esta mañana una orden de arresto contra 35 periodistas acusados de mantener vínculos con los autores del golpe.

Algunos de ellos ya han sido detenidos por las fuerzas de seguridad y se encuentran bajo custodia policial a la espera de que el juez dicte libertad con o sin cargos o, por el contrario, entrada en prisión preventiva a la espera de juicio. Asimismo, la prensa local ha informado de que los agentes han registrado sus hogares.

Entre los que ya se encuentran en dependencias policiales está Burak Ekici, director del diario izquierdista Birgün, uno de los pocos periódicos opositores que todavía se imprime en Turquía. Él mismo se ha encargado de anunciar su detención a través de las redes sociales.

Tanto Ekici como los otros 34 periodistas están acusados de utilizar la aplicación móvil de mensajería instantánea ByLock. Las autoridades turcas consideran que ByLock es una herramienta diseñada por los gülenistas para comunicarse de forma segura a espaldas de los servicios de inteligencia. Ankara etiqueta como terroristas a los seguidores del movimiento de Fethulah Gülen, el clérigo musulmán residente en Estados Unidos desde 1999 y antiguo aliado del ahora presidente Recep Tayyip Erdogan. Además, Gülen está señalado como el principal responsable del golpe de Estado de hace un año, que supuso la muerte de 249 personas.

Los turcos ya se han acostumbrado a leer en los periódicos sobre detenciones de usuarios de ByLock. Ningún perfil profesional se escapa. De hecho, hace pocos días saltó la noticia de que una mujer que trabajaba en un mercado callejero de la ciudad de Aksaray (centro de Turquía) fue detenida por este mismo motivo. Poco después fue puesta en libertad.

La de hoy es la última operación policial contra el sector de los medios de comunicación, uno de los que más afectados se ha visto por las masivas purgas promovidas por Erdogan tras el alzamiento militar de hace 12 meses. Más de 50.500 personas han sido encarceladas y cerca de 140.000 trabajadores, despedidos o suspendidos de empleo.

Según datos de finales del mes de julio de la asociación turca por la libertad de prensa Platform24, hasta 168 periodistas se encuentran en prisión.