Internacional

Solo los saudíes podrán trabajar en los centros comerciales del reino petrolero

Primera medida radical para impulsar el empleo de los nacionales, que prefieren los puestos de funcionarios

Centro comercial Rimal en Riad
Centro comercial Rimal en Riad - ABC
AFP Riad - Actualizado: Guardado en: Internacional

Los trabajadores extranjeros de Arabia Saudí -que ocupan de modo mayoritario los empleos del sector privado- no podrán en el futuro trabajar en los numerosos centros comerciales del país, según anunció ayer el Ministerio de Trabajo. La drástica medida se enmarca en el proyecto denominado Visión 2030, dirigido a diversificar la economía del país -completamente dependiente del petróleo- y animar a que los ciudadanos saudíes trabajen en nuevos sectores, ya que la inmensa mayoría prefiere los puestos de la administración pública.

No se dieron detalles de cómo se aplicará la medida de los centros comerciales, atendidos hasta ahora en un alto porcentaje por inmigrantes asiáticos, que en Arabia Saudí se conocen como "expatriados". Se calcula que el número de estos supera los 9 millones, y ocupan todos los trabajos del sector servicios en la potencia petrolera del Golfo.

Arabia cuenta con 31,5 millones de residentes, de ellos 21,1 millones son saudíes y el resto extranjeros. El Gobierno saudí lleva años impulsando -y sancionando- a sus empresas para que contraten a personal saudí, pero los propietarios prefieren emplear a "expatriados". Además de su mayor pericia, sus condiciones laborales son muy diferentes a las de los nacionales. Las organizaciones de derechos humanos se quejan regularmente de la "explotación" y la falta de libertades a que están sujetos millones de expatriados procedentes de la India, Filipinas y Sri Lanka, sobre todo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios