Internacional

Los socialistas rompen la «gran coalición» que sostiene a la Unión Europea

La elección del sustituto de Martin Schulz desgarra la política comunitaria

Martin Schulz, durante una sesión del Parlamento Europeo, este miércoles en Bruselas
Martin Schulz, durante una sesión del Parlamento Europeo, este miércoles en Bruselas - AFP
ENRIQUE SERBETO - 27europas Corresponsal En Bruselas - Actualizado: Guardado en:

La «gran coalición» tácita que mantenían el grupo popular y el socialista en el Parlamento Europeo saltó este miércoles por los aires con el anuncio del italiano Gianni Pittella, portavoz de los socialistas, de que se presentará como candidato a la presidencia de la Eurocámara en contra del pacto firmado al inicio de la legislatura para que los dos grupos se alternasen en el puesto. El anuncio de Pittella se produce justo después de que el actual presidente, el socialista alemán Martin Schulz, manifestase su intención de abandonar la política europea y trasladar su campo de acción a Berlín.

El pacto firmado por los grupos socialista, liberal y popular al inicio de la legislatura preveía claramente que tras los dos años y medio de presidencia socialista se daría paso a un presidente popular. Sin embargo, las otras instituciones europeas, la Comisión y el Consejo, están dirigidas por populares, con lo que en los próximos dos años y medio se produciría una situación de monopolio por parte de uno de los dos partidos, lo que los socialistas han considerado «intolerable». Pittella dijo incluso que «no ha habido nunca una gran coalición, sino una simple cooperación legislativa», y que los grupos socialista y popular «son fuerzas alternativas».

La batalla, en enero

La batalla por la elección del presidente del Parlamento se producirá en enero y puede ser la primera vez que tenga que resolverse en sucesivas votaciones, con lo que los grupos euroescépticos y nacional-populistas pueden tener un papel fundamental. Por ello Pittella dijo este miércoles que se presentaba con la intención de convencer a «las fuerzas proeuropeas», dado que el grupo socialista necesita apoyos tanto de la izquierda como de la derecha si no cuenta con el voto de los populares, que forman el grupo más importante en la Cámara y que por ahora mantienen que presentarán su propio candidato a la presidencia.

La ausencia de una mayoría estable en el Parlamento Europeo puede tener consecuencias graves para la estabilidad de la Comisión Europea. La primera de ellas puede escenificarse en la comparecencia prevista del comisario alemán, Gunter Oettinger (popular), a quien persigue el escándalo de sus numerosos comentarios desafortunados sobre asuntos sensibles. Por no hablar de su polémico viaje a Hungría a bordo del avión privado de un empresario ruso amigo de Vladímir Putin. Oettinger, encargado de la economía digital, asumirá las funciones de presupuesto que deja vacantes la búlgara Kristalina Georgieva, para lo que necesita la anuencia del Parlamento. Pittella anunció que los socialistas piensan ser «implacables» en la audiencia con el comisario.

Sin acuerdo entre populares y socialistas, la elección del presidente del PE será un trámite dramático

La aparición de esta candidatura no deja otra opción a los populares europeos que ceder el puesto en la presidencia del Consejo Europeo que ocupa el polaco Donald Tusk. La mayoría de los gobiernos, aunque no el de su país, querrían que Tusk renueve su mandato y algunos líderes, con la canciller Angela Merkel a la cabeza, han dicho que se niegan a «darle ese regalo» que sería su cabeza política a los nacional-populistas polacos. Sin embargo, Pittella dijo este miércoles que había hablado con una larga lista de jefes de Gobierno socialistas, empezando por el italiano Matteo Renzi, que habían aprobado su candidatura. La decisión sobre Tusk depende, en efecto, de los gobiernos nacionales.

En todo caso, sin un acuerdo entre populares y socialistas, la elección del presidente del Parlamento será un trámite dramático y en estos momentos completamente incierto. Los populares elegirán en el próximo pleno de Estrasburgo a su candidato en una votación secreta y aún está por ver si logran ponerse de acuerdo en una figura capaz de atraer el apoyo de otros grupos y del propio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios