Internacional

Santos excarcelará a presos del ELN para negociar la «paz completa» en Colombia

La medida es clave para la apertura el día 27 del diálogo con la segunda guerrilla del país

Juan Manuel Santos, tras el anuncio de las negociaciones
Juan Manuel Santos, tras el anuncio de las negociaciones - EFE
MANUEL TRILLO - Actualizado: Guardado en:

Poco más de una semana después del rechazo al acuerdo del Gobierno con las FARC en el plebiscito, el presidente colombiano no solo no va a dejar de intentar un acuerdo de paz, sino que pretende ir más lejos. Juan Manuel Santos busca ahora lo que él mismo denomina una «paz completa» en el país y representantes de su gobierno se sentarán el próximo 27 de octubre en Quito a dialogar con la segunda guerrilla del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La reciente concesión del Premio Nobel parece haber dado alas a Santos. Mientras trata de salvar el proceso con las FARC tras el correctivo recibido por los ciudadanos en el plebiscito del pasado día 2, va a emprender ya en la capital ecuatoriana la «fase pública» de unas conversaciones con el ELN que comenzaron de manera discreta hace al menos tres años.

Unos 1.500 guerrilleros

A esta organización de ideología marxista-leninista, fundada en los años 60 inspirándose en el modelo cubano, la Fiscalía colombiana atribuye cerca de 16.000 crímenes en las tres últimas décadas. Cuenta en la actualidad con alrededor de 1.500 combatientes armados y está sobre todo presente en ciudades, al contrario que las FARC, de implantación más rural.

La apertura de la negociación estaba bloqueada por la exigencia del Gobierno de que el ELN liberara a los secuestrados en su poder, algo a lo que se negaba la guerrilla. Finalmente ha accedido a soltar a dos rehenes antes de que se forme la mesa de diálogo, pero a cambio el Ejecutivo se ha comprometido a poner en libertad a «algunos» de los 503 miembros de la organización armada encarcelados en la actualidad, según reveló ayer a Radio Caracol el arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, que ha actuado de mediador entre las dos partes.

Estos presos liberados actuarán como «gestores de participación y de paz» y «seguramente van a estar en la mesa de Quito», apuntó monseñor Monsalve. De acuerdo con sus declaraciones, se trataría de presos que «requieren una solución humanitaria a sus casos» y su puesta en libertad sería simultánea a «las liberaciones y la entrega de la verdad sobre las personas que han estado en poder del ELN». El arzobispo subrayó que este «acuerdo humanitario» con la guerrilla «ayudó mucho» y «por ahí se descongeló el asunto del secuestro».

El jefe del actual equipo negociador del Gobierno, Frank Pearl, confirmó a la misma emisora las excarcelaciones, aunque señaló que el número de presos que quedarán en libertad se determinará a partir del 3 de noviembre, fecha en que se abrirá la negociación de manera formal.

«No todos piensan igual»

Una de las grandes dificultades añadidas a las que se enfrenta el Gobierno en el diálogo con el ELN es que esta organización, a diferencia de las FARC, tiene una estructura descentralizada y, como reconoció el propio Pearl, «no todo el mundo piensa igual». En este sentido, hay miembros que se quedaron «anclados en una ideología de hace 50 años», señaló en referencia a aquellos que se oponen a las negociaciones de paz.

Uno de los primeros temas que se toque, avanzó este negociador, será la devolución a sus casas de los menores reclutados involuntariamente por esta guerrilla, sin esperar para ello a que concluya el proceso.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios