Alexis Tsipras y su pareja, Betty Barziana, en una imagen de archivo
Alexis Tsipras y su pareja, Betty Barziana, en una imagen de archivo - ABC

La pareja de Alexis Tsipras afirma que «llora» en el aniversario del referéndum contra el rescate de 2015

En su primera entrevista como «primera dama», Betty Baziana defiende que el primer ministro griego no traicionó ni engañó al pueblo que le votó

Actualizado:

La primera entrevista con la compañera de Alexis Tsipras, Peristera (a la que se llama familiarmente Betty) Baziana, publicada en el diario I Efimerida ton sindakton (el Periódico de los Editores), ha desatado una gran polvareda en Grecia. Betty describe en cuatro páginas, «como ciudadana y no como esposa del primer ministro», cómo vive la realidad política griega. Antes del verano de 2015, sostiene, «todos confesábamos que la situación no podía seguir así» y que los sacrificios del pueblo griego «no llevaban a ningún lado, lo sabían los europeos y el Fondo Monetario Internacional y no cambiaban de postura».

La pareja de Tsipras afirma que durante ese periodo los acreedores eran «una bota castigadora, fascista, que intentaba hundir tu cabeza porque te atrevías a decir “no aguantamos más”». En ese sentido, confiesa que cada 5 de julio, fecha del referéndum que tuvo lugar seis meses después de la victoria radical en 2015, «llora de nervios, de rabia, literalmente», recordando al 61,3% de los votantes que eligieron no aceptar el acuerdo, sin ser todos votantes radicales, sino contra el chantaje de los acreedores. Y defiende a su compañero Tsipras (viven juntos desde hace años, habiendo firmado un acuerdo de pareja de hecho y tienen dos hijos pequeños), asegurando que no traicionó ni engañó al pueblo que le apoyó.

Para ella, Alexis negoció un acuerdo (con los acreedores) más justo, no el salir de la zona euro ni de la Unión Europea. «Hizo un compromiso que no era humillante, un compromiso que creía que tenía una perspectiva: llegar a poner fin al poder de los poderosos, terminar con la austeridad irracional».

«Syriza obtuvo el gobierno, pero no el poder»

Betty comenta que el partido radical Syriza «ha obtenido el gobierno, pero no el poder», explicando que «el poder no es el ministro, sino el mecanismo. Hay personas en puestos claves que sirven al viejo sistema (político) y espero la catarsis».

La catarsis o purificación es una palabra que también es sinónimo de purga y esta es una de las frases más polémicas de la entrevista y la más criticada por la oposición. Pero es una frase que no desentona con el resto de la entrevista, donde Betty recuerda que es miembro de la Coalición de la Izquierda desde 1990 (con 16 años), menciona a su padre, un profesor de izquierdas miembro del Partido Comunista que le enseñó la importancia de la educación (de hecho es profesora universitaria ahora) y admite que el personaje político que hubiera querido conocer es Fidel Castro.

Y con orgullo la compañera de Tsipras afirma que ha conseguido mantenerse al margen de la vida política, apoyando a su marido en privado y teniendo un papel público muy reducido. Sus dos últimas apariciones oficiales han sido en el marco de las visitas oficiales del presidente francés, Emmanuel Macron, y del turco, Recep Tayyip Erdogan, acompañando a sus esposas de forma impecable.