Un agente de Inmigración revisa la documentación de una persona en la frontera entre EE.UU.-México, en 2010
Un agente de Inmigración revisa la documentación de una persona en la frontera entre EE.UU.-México, en 2010 - Afp

Macrooperación en 98 locales de 7-Eleven de EE.UU. en busca de inmigrantes ilegales

La agencia de aduanas norteamericana asegura que se trata de un aviso a otras empresas que tengan trabajadores irregulares

Actualizado:

Agentes de la autoridad de inmigración y aduanas de Estados Unidos (ICE) han realizado este miércoles en casi un centenar de establecimientos de la cadena 7-Eleven de todo el país una amplia redada en busca de trabajadores extranjeros en situación irregular. En la operación, la mayor de este tipo en lo que va del mandato de Donald Trump, se han realizado 21 detenciones.

En concreto, los agentes han aparecido antes del amanecer en 98 locales de 18 estados y el Distrito de Columbia, en los que han interrogado a trabajadores y entregado notificaciones de inspección, informan medios estadounidenses.

«Se aplicará la ley»

Según el propio ICE, la operación supone un aviso para otras compañías que puedan contar en su plantilla con trabajadores no autorizados. «Las acciones de hoy envían un potente mensaje a los negocios de EE.UU. que contratan y emplean a trabajadores ilegales: el ICE aplicará la lay, y si se descubre que usted incumple la ley, se le responsabilizará por ello», ha señalado en una declaración Thomas D. Homan, el principal funcionario de la agencia.

«Los negocios que contratan a tarbajadores ilegales ejercen un efecto llamada para la inmigración ilegal y nosotros estamos trabajando duro para erradicar ese imán», continúa Homan. En este sentido, asegura que la autoridad de inmigración y aduanas continuará sus esfuerzos para proteger a los empleos de los trabajadores estadounidenses, al eliminar las ventajas de la competencia desleal de las compañías que explotan la inmigración ilegal».

La operación deriva de la ampliación de una investigación que arrancó con un caso de hace cuatro años contra una franquiciada de Long Island, en el estado de Nueva York.

Se produce al día siguiente de que un juez estadounidense haya bloqueado la derogación del programa Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), que protege de la deportación a cerca de 800.000 personas de entre 15 y 36 años que llegaron al país siendo niños, anunciada por Donald Trump en septiembre de 2017. El presidente estadounidense ha reaccionado tachando de «injusto» el sistema judicial del país.