El presidente de Francia, Emmanuel Macron
El presidente de Francia, Emmanuel Macron - REUTERS

Macron anuncia una ley para combatir las noticias falsas en periodo electoral

En periodo electoral, los contenidos en las web tendrán tratamiento y vigilancia especial

Corresponsal en ParísActualizado:

Gran arquitecto de la información nacional francesa, Emmanuel Macron se propone «reorganizar» el servicio público audiovisual y «luchar contra la desinformación» y las «fake new» (noticias falsas) con un proyecto de Ley que «impida» la «desinformación», a través de las redes sociales «en periodo electoral».

Sin citar expresamente a los medios y plataformas «informativas» rusas, el presidente Macron desea reformar los poderes del Conseil supérieur de l'audiovisuel (CSA, autoridad de regulación del sistema audiovisual francés), con el fin de «luchar contra toda tentativa de desestabilización dirigida por servicios especiales controlados o influenciados por potencias extranjeras».

Durante la campaña presidencial de la primavera pasada, «medios» y «agencias» próximas al presidente ruso, Vladimir Putin, fueron acusadas de intentar «apoyar» a Marine le Pen, candidata de la extrema derecha, difundiendo presuntas «informaciones» con intenciones nocivas contra el candidato Emmanuel Macron.

En su día, la prensa francesa citó profusamente las noticias falsas difundidas masivamente por medios controlados por Putin, como Russia Today (RT), que ha comenzado a emitir en francés, o Sputnik. Con esos antecedentes, el presidente Macron se limita a denunciar la «propaganda masiva», difundida «a través de miles de cuentas / robots, en las redes sociales, introduciendo factores de falsedad y desestabilización en las sociedades democráticas».

En su día, el equipo de Macron denunció expresamente acciones de medios rusos que consideró escandalosas y peligrosas. A los ocho meses de ser elegido, el presidente francés anuncia un proyecto de lucha contra las noticias falsas en periodo electoral, sugiriendo a las organizaciones profesionales de iniciar una «reflexión colectiva», comentando: «Que organizaciones como Reporteros sin fronteras estudien una suerte de código de buena conducta deontológica me parece un proyecto interesante y deseable».

Ante la difusión «masiva» de noticias falsas, el presidente Macron sugiere una posible legislación que pudiera permitir el recurso ante un juez de instrucción, para intervenir con rapidez y, llegado el caso, suprimir los contenidos falsos, cerrar o bloquear los accesos a internet de los medios que propaguen «fake news».

Tras el anuncio presidencial, el proyecto tardará muchos meses o años en ser realidad. Macron propone combatir la difusión de noticias falsas «en periodos electorales». Las próximas elecciones europeas son para el 2019. Las próximas elecciones nacionales y presidenciales francesas no se celebrarán hasta dentro de cinco años.

El proyecto presidencial de lucha nacional contra las noticias falsas se inscriben en un marcho mucho menos ecuménico de «reorganización» del servicio público audiovisual, sometido siempre a una suerte de «tutela invisible» del poder político, que debe realizarse a mucho más corto plazo, los próximos meses.

Todas las cadenas de radio y tv del sector público audiovisual atraviesan un periodo de crisis de cierta envergadura, con una sucesión de huelgas y enfrentamientos a repetición entre periodistas y la dirección del holding nacional.

Los sindicatos de periodistas denuncian, desde hace meses, una «agravación creciente de la precariedad» en todo el sector público audiovisual, con unos 10.000 puestos de trabajos sometidos a una «cura de austeridad» que pasa muy mal, a la espera de unas «reformas» percibidas con inquietud.