Internacional

François Fillon, mano de hierro con guante de seda

El programa del ex primer ministro es el más rupturista de la derecha: moderado en la forma, pero muy duro en el fondo

El candidato a liderar la derecha francesa, François Fillon, dando un discurso el pasado domingo
El candidato a liderar la derecha francesa, François Fillon, dando un discurso el pasado domingo - REUTERS
JUAN PEDRO QUIÑONERO Corresponsal En París - Actualizado: Guardado en:

François Fillon (62 años) fue el primer ministro fiel durante todo el mandato presidencial de Nicolas Sarkozy, entre 2007 y 2012. La pareja vivió un idilio sin precedentes. Ningún otro primer ministro de ningún presidente consiguió sobrevivir a un mandato presidencial completo.

Esa fidelidad obedecía a una complicidad de fondo. Y a una capacidad de adaptación camaleónica. Fillon se tragó muchas «culebras», pero sobrevivió. Y Sarkozy nunca ha podido reprocharle ninguna infidelidad.

Cuando la derecha francesa decidió elegir a su candidato a la presidencia a través de la convocatoria de elecciones primarias, Fillon estimó que, al fin, había llegado su hora.

Históricamente, las derechas francesas habían elegido a sus líderes a través del procedimiento bonapartista de la proclamación cesarista. Abandonada esa vieja tradición, Fillon creyó que podría aspirar al liderazgo supremo defendiendo el programa electoral que Sarkozy no llegó a cumplir: «la ruptura con los inmovilismos de izquierdas y de derechas».

Sarkozy fue elegido presidente con esa promesa de ruptura. Nadie conoce mejor que Fillon los detalles prácticos de la «traición» y abandono de tal ruptura no consumada.

El programa de Fillon es el más rupturista de la derecha: moderado en la forma, pero muy duro en el fondo. Esa táctica de la mano de hierro con guante de seda es su estrategia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios