Donald Trump
Donald Trump - REUTERS

Trump cierra la frontera de EE.UU. a los cargos chavistas y familiares

Amplía también a Corea del Norte y Chad la prohibición de entrada al país

Actualizado:

Hace apenas un mes, el ministro venezolano de Exteriores, Jorge Arreaza, se encontraba sentado plácidamente en un banco del neoyorquino Central Park, rodeado de su guardia pretoriana. Nada más identificarle, una paisana, visiblemente enfadada, grabó la escena con su móvil mientras le acusaba de «servir a una dictadura asesina». La venezolana de a pie difundió su vídeo en las redes sociales con notable éxito… Este episodio no podrá volver a repetirse en mucho tiempo. La tercera versión de la llamada «travel ban» (prohibición de viajar a Estados Unidos), firmada por Donald Trump, amplía la restricción a los altos cargos del régimen de Maduro y a sus familiares, bajo la acusación de «no compartir información relacionada con el terrorismo». Es una de las premisas que incluye la nueva orden ejecutiva del presidente para impedir el acceso de ciudadanos de diversos países, que ahora suman ocho. Además de Venezuela, Irán, Siria, Libia, Somalia y Yemen (que ya estaban en los anteriores listados), junto a Corea del Norte y Chad, que también entran en el grupo de países afectados por la restricción. En cambio, Sudán queda ahora al margen.

La última iniciativa de Trump constituye una más de las medidas que ha adoptado recientemente Washington contra el régimen de Nicolás Maduro, especialmente contra sus altos cargos y colaboradores, a quienes acusa de «violentar la democracia y convertirse en una dictadura». Aunque, técnicamente, la orden ejecutiva se centra en las «deficiencias» que ha demostrado el Gobierno venezolano a la hora de «compartir información en materia de seguridad».

A diferencia de las dos anteriores, la última iniciativa de Trump ya no se limita a naciones de mayoría musulmana, una de las razones por las que fue contestada en repetidas ocasiones por los tribunales de justicia, que bloquearon su aplicación por una supuesta discriminación. Pendiente de que la Corte Suprema siente jurisprudencia sobre el fondo del asunto, el presidente renueva y amplía las restricciones, aunque ahora serán más selectivas y diferencias, en función del país de que se trate.

En el caso de Corea del Norte, el otro país no musulmán y con cuyo régimen el propio Trump mantiene un tenso intercambio de amenazas verbales, la prohibición de acceso a sus ciudadanos tendrá la excepción de aquellos que lleguen en la condición de refugiados.

Trump difundió ayer por Twitter la orden, que calificó de «esencial para proteger la seguridad de Estados Unidos y su pueblo». Otros ocho países no forman parte de la lista de restringidos, pese a que «cumplen inadecuadamente con las condiciones».